•  |
  •  |
  • END

De inconstitucional, violatorio a la Ley Electoral y a la Autonomía Costeña, señalaron el Procurador de Pueblos Indígenas y dirigentes comunales, la repartición territorial que pretende hacer el presidente Daniel Ortega mediante decreto. Afirmaron que esto causaría un daño a la nación, y pero aún si se realiza por intereses políticos-partidarios.

Expresaron que el crear una tercera región conllevaría un trámite que no es fácil, pues se tendría que realizar una reforma a la Constitución Política, a la Ley Electoral y por ende a la Ley 28, “Estatuto de Autonomía de las regiones de la Costa Atlántica de Nicaragua”.

Para reformar estas tres leyes se requiere el voto calificado de la mayor parte de los diputados del Parlamento y la aprobación de dos tercios de los miembros de los dos Consejos Autónomos Regionales, dijo el procurador de los Derechos Humanos para los Pueblos Indígenas de Bluefields, Wilfredo Jarquín.


No permitirán tercera región
El procurador de Pueblos Indígenas afirmó que los nativos no permitirían la creación de una tercera región, pero sí una zona de “régimen especial de desarrollo”, siempre y cuando no se violente la autonomía municipal y menos que se cercene el territorio.

“Las demandas de la Costa Atlántica han sido históricas, y si este ‘régimen especial de desarrollo’ viene a dar atención directa de parte del Gobierno, pues no lo vemos incorrecto”, dijo Jarquín.

Comentó que las autoridades de este régimen especial de desarrollo especial deben estar conformadas por las autoridades comunales, pues lo establece la “Ley 445, del Régimen de Propiedad Comunal de los Pueblos Indígenas y Comunidades Étnicas de las regiones autónomas de la Costa Atlántica y de los ríos Bocay, Coco, Indio y Maíz”.

“También lo fundamenta la Constitución Política en los artículos 89 y 180, donde se habla de las formas tradicionales de administración de las Regiones Autónomas. No queremos una división, sino un espacio que venga a beneficiar a las comunidades”, indicó Jarquín.

El procurador indígena afirmó que los territorios Miskitu Indian Tasbaika Kum, Mayangna Sauni Bu y Kipla Sait Tasbaika, recientemente recibieron sus títulos de propiedad comunal, y por ello merecen tener acceso a salud y educación, además de préstamos para el desarrollo agropecuario y pesquero.


“La Costa no es un pastel”

Por su parte, la líder indígena Susana Marley reaccionó afirmando que la Costa Atlántica no es un pastel para que los pactistas quieran repartirse las regiones. “Otra vez, como en los años 80, el presidente Daniel Ortega quiere trastocar nuestros derechos indígenas, pues pretende trazar territorios desde un escritorio, pero nunca lo hemos visto recorriendo las comunidades llevando salud o educación”, expresó.

Marley dijo que el gobierno se ha portado de manera discriminatoria, desde el momento que le negaron el derecho a participar en los próximos comicios de noviembre a tres municipios del Atlántico Norte.

En tanto, Marcos Carmona, secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos, enfatizó que antes de realizar cualquier repartición, sea territorial o administrativa, se debe consultar a la población de la Costa Atlántica.

Personalidades y dirigentes costeños rechazaron cualquier forma de secesión de las Regiones Autónomas Atlántico Norte y Sur como pretende hacerlo el gobierno. “Independientemente del grupo étnico al que pertenezca, ningún costeño que tenga el corazón bien puesto puede estar de acuerdo con la fragmentación de su territorio”, enfatizó el historiador y educador Hugo Sujo Wilson.


Zelaya sigue cabalgando
Sujo Wilson señaló algunos políticos pueden estar de acuerdo con semejante iniciativa para llevar agua a su molino. “Parece que (José Santos) Zelaya sigue cabalgando, cuando se apropió y repartió entre sus correligionarios gran cantidad de tierras ubicadas a la orilla del ferrocarril, que estaba proyectado entre Monkey Point y San Miguelito.

El dirigente de Monkey Point, Allen Clair, dijo que la  Costa Caribe es una sola y por ningún motivo se debe permitir que desde Managua quieran repartírsela los partidos y el gobierno en feudos territoriales según su conveniencia a espaldas de los costeños.

El gobernador de la RAAN, Reynaldo Francis, fue el único aplaudió la decisión Ortega de crear una tercera región autónoma, desmembrada de parte de la RAAN y Jinotega. Afirmó que históricamente este territorio no ha sido atendido por el gobierno regional ni por el gobierno central y esto daría la posibilidad de que estas comunidades se desarrollen.