•  |
  •  |
  • END

Se destapó la caja de Pandora. Y efectivamente, huele muy mal. El presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Roberto López, confesó ayer ante el plenario de la Asamblea Nacional, haber prestado 1.2 millones de dólares del fondo de los pensionados a empresas ligadas a funcionarios del gobierno para la construcción del proyecto político “El Pueblo Presidente”, y aseguró que si se presentara una nueva solicitud, lo volvería a hacer.

Al mismo tiempo, en una agitada y extensa exposición de casi cuatro horas, el militar retirado destapó actos de corrupción de gobiernos pasados, menospreció las preocupaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) por el uso de las reservas del INSS, ofendió a medios de comunicación que denunciaron los préstamos irregulares, y amenazó a empleadores y a empresarios privados con recetarles cárcel si no pagaban al INSS las deducciones al Seguro Social.

López, quien fue retirado el año pasado de las filas del Ejército de Nicaragua, confesó, además, haber prestado dinero del INSS a la empresa Desarrollo Xolotlán S.A. (Dexosa), del Instituto de Previsión Social Militar (IPSM), donde él figura como director de la Junta Directiva, para la construcción de un proyecto habitacional privado, donde las casas se cotizan a precios de entre 35 mil y 45 mil dólares.

Ante las investigaciones periodísticas de EL NUEVO DIARIO y Esta Semana, sobre el préstamo de 1.2 millones de dólares a la empresa Tecnologías y Servicios S.A. (Tecnosa), para la construcción de 440 casas (antes se habían anunciado 900 viviendas), López confirmó que efectivamente el dinero se prestó previo estudio de factibilidad, y que la citada empresa dejó en garantía una finca en Jinotega, valorada en 1 millón 800 mil dólares.

Dicha finca, de 253 manzanas, según López, fue valorada por dos empresas evaluadoras independientes de las que no dio el nombre, y se encuentra en la comarca La Fundadora. Esa propiedad está a nombre de Tecnosa, una firma conformada según el Registro Público, por dos hermanas y una sobrina de Francisco López, presidente de Petronic, tesorero del FSLN y vicepresidente de Albanisa.

El famoso “préstamo puente”

“El interés del actual Consejo Directivo del INSS ha sido el de financiar préstamos de capital de trabajo para que se construyan viviendas. Por esa razón hicimos un préstamo de 1 millón 200 mil dólares a la empresa Tecnosa, cuyo representante legal es el ingeniero Adrián Pichardo, la cual está construyendo 440 viviendas en el Centro de Managua, que serán financiadas por ALBA-Caruna (cooperativa orteguista que maneja parte de los fondos de la cooperación venezolana)”.

“Tecnosa solicitó un financiamiento temporal debido a que se requería algún tiempo para que ALBA-Caruna tuviera disposición de fondos (…) Al contar con la disposición de fondos de la fuente definitiva, Tecnosa canceló ese préstamo, pagando cerca de 7 mil dólares correspondientes a la tasa de interés del 7 por ciento, que se cobró por todo el fondo prestado, eso ocurrió semanas antes de que los medios de comunicación iniciaran la telenovela, financiada por la familia oligárquica en los medios amarillistas de EL NUEVO DIARIO y Canal 8”, explicó López.

Fuentes del Banco Central de Nicaragua y del Gabinete Económico del gobierno, informaron extraoficialmente que Tecnosa pagó de urgencia el préstamo la semana pasada, una vez que tras las denuncias periodísticas de EL NUEVO DIARIO, el representante del FMI en Nicaragua, Humberto Arbulú, anunciara una visita de una misión a investigar el manejo de los fondos del Seguro Social y el cumplimiento de los acuerdos financieros de Nicaragua.

Cuestionado por los diputados de la oposición por los motivos que llevaron al INSS a prestar dinero a Tecnosa, pese a que el estudio de factibilidad decía que no eran sujetos de crédito debido a la debilidad de sus reservas y activos, López respondió tajantemente: “Porque así lo determinó el Consejo Directivo”.

Respaldado por una barra oficialista que coreaba consignas contra la oposición, que gritaba vivas a cada palabra del funcionario y que abucheaba las referencias a los trabajos periodísticos sobre el uso de los fondos del INSS para el proyecto gubernamental “El Pueblo Presidente”, el ex militar López, muy confiado y a ratos soberbio, detalló los avances y logros del gobierno del “comandante Daniel” en torno a la Seguridad Social.

Saca rosario de actos de corrupción de Alemán
López comenzó a detallar un largo rosario de hechos en gobiernos pasados, que ratificaron las investigaciones periodísticas de años anteriores, cuando abundantemente se denunció la corrupción con los fondos del INSS, sobre todo en el oscuro período del ex presidente y reo Arnoldo Alemán, condenado por delitos de corrupción en la administración pública.

Además, envalentonado por los aplausos de la barra y de la bancada oficialista del orteguismo en el Plenario, López la emprendió contra los bancos del Sistema Financiero Nacional, a los que acusó de haberse enriquecido a costa de los fondos de los trabajadores.

Ni Arbulú se le escapó

No escapó a las acusaciones del funcionario público, el representante del Fondo Monetario Internacional en Nicaragua, Humberto Arbulú, de quien dijo que se negó a recibir fiscales del INSS que averiguaban si los trabajadores nicaragüenses en esa sede del organismo financiero estaban asegurados conforme a las leyes nacionales.

Mientras denunciaba actos de corrupción de pasadas administraciones con fondos del INSS, que hicieron de los recursos del Seguro Social una caja chica para negocios personales y otros abusos de gobiernos pasados, López insinuó que empresarios de la construcción, supuestos inversionistas extranjeros, dueños de medios de comunicación y otros empleadores, han burlado los pagos de las cotizaciones al Seguro Social y hasta señaló que “se han robado dinero de los trabajadores”.

Incluso, dijo que el Código Penal contempla el delito de estafa contra la Seguridad Social, y que no dudará recurrir a ellas para obligar a pagar a quienes deban al INSS, al tiempo que mandó comunicación a la Contraloría General de la República (CGR) para que investigue los actos irregulares cometidos en pasados gobiernos, y los eventos denunciados contra la actual administración del INSS.

El dolor de las investigaciones

El presidente del INSS mostró su inconformidad con las investigaciones de este medio de comunicación, que han sacudido a la administración del presidente Daniel Ortega.

“Hasta inventaron una telenovela en los medios amarillistas de EL NUEVO DIARIO y el Canal 8 (programa Esta Semana, que dirige el periodista de Carlos Fernando Chamorro), financiada por las familias oligárquicas de Nicaragua”, despotricó López.

Guerra de acusaciones

El informe oficial del estado del INSS, las acusaciones de López contra medio Nicaragua, y la tranquilidad con que defendió los préstamos a empresas de militares y altos funcionarios públicos ligados al FSLN, provocaron una verdadera batalla de acusaciones y contra-acusaciones de corrupción entre las bancadas oficialistas y las desarticuladas bancadas de la oposición.

Por ejemplo, Luis Callejas le recordó que en su intervención se le olvidó mencionar que parte de la falta de recursos del INSS se debe, entre otras cosas, al saqueo de la Administración sandinista a inicios del año 90, cuando dejaron el poder tras perder las elecciones y comenzaron el capítulo de privatización, traspaso y robo de empresas y bienes del Estado a manos de militantes y altos funcionarios.

López nunca perdió la compostura, oía los reproches y las críticas, tomaba agua con tranquilidad y luego respondía, respaldado por las posiciones de los diputados oficialistas y los gritos de la barra del orteguismo que colmó la Asamblea Nacional.

Entre las acusaciones y preguntas que le hicieron a López sobre los préstamos del INSS a la firma Tecnosa, y que no aclaró, fueron por qué prestó sin investigar a fondo el origen y legalidad de la finca que se dejó en garantía; por qué se dijo inicialmente que eran fondos de la cooperación venezolana; por qué se habló de un préstamo a 24 meses y luego de un “préstamo puente”, y por qué violaron la Ley de Contrataciones del Estado, ignoraron la Ley de Probidad de los Funcionarios Públicos y permitieron el tráfico de influencias entre funcionarios públicos con fondos del Estado.

López, quien siempre trató de esquivar las preguntas referidas a Tecnosa, a excepción de cuando afirmó que hizo el préstamo por que “así lo dictó la Junta Directiva”, dijo que no veía un conflicto de intereses “porque ningún funcionario del INSS resultó favorecido”.

En todo caso, dijo, ya envió la información a la Contraloría para que investigue las denuncias y “aceptar las responsabilidades correspondientes en caso de que existan”.

El diputado Salvador Talavera le hizo ver a López, por qué el INSS financia al IPSM, cuando este Instituto posee fondos hasta en la Bolsa de Valores de Estados Unidos.

La diatriba de Maximino

El jefe de la bancada del PLC, Maximino Rodríguez, en una extensa diatriba contra el gobierno, recordó a López que estaba beneficiando a una nueva clase económica de “acaudalados sandinistas” y ladrones de bancos, que asesoran al presidente Daniel Ortega, y mencionó a Bayardo Arce Castaño.

Cuestionado por qué prestó a Tecnosa, si el INSS no confiaba en la inversión hipotecaria a largo plazo por las actuaciones irregulares de administraciones pasadas, López respondió que lo hicieron “para priorizar proyectos de inversión social”, y hasta ofreció a los miembros de la Cámara de Urbanizadores que enviaran sus propuestas de proyectos al INSS para valorar el financiamiento de proyectos sociales destinados a bajar el costo de las viviendas sociales.

Al final, tras casi cuatro horas de preguntas y respuestas, el diputado liberal Pedro Joaquín Chamorro le indicó a López que sus matemáticas eran “inverosímiles”, al punto de afirmar que era más seguro tener el dinero con Tecnosa que con cualquier banco privado.

Chamorro fue al grano, después de felicitarlo por ser uno de los principales protagonistas de la novela Tecnosa-INSS, y por llevar a “tantos extras” --haciendo referencia a la portátil que lo acompañaba--, y le preguntó si volvería prestar el dinero del Seguro Social a la firma ligada a Francisco López, y le respondió que sí: “Siempre y cuando me muestren las garantías apropiadas”.