•  |
  •  |
  • END

Por segunda ocasión, el Gobierno cambió de titular en el Ministerio de la Familia, lo que ocasionará graves problemas al Ejecutivo, pues los ministros deben ser ratificados por una mayoría calificada en la Asamblea Nacional, según la última reforma Constitucional.

Rosa Adilia Vizcaya dejó el cargo el lunes pasado aduciendo problemas personales, sin embargo, extraoficialmente se sabe que fue removida de MiFamilia porque no cumplió con los objetivos de la institución, entre ellos la disminución de la subejecución presupuestaria, que según datos del economista Adolfo Acevedo, es del 74 por ciento, el mayor índice en el Gobierno.

En el lugar de Vizcaya quedó la hasta entonces viceministra de esta entidad, María Isabel Muñoz. Sin embargo, tiene que ser ratificada por el Parlamento, debido a que parte de las reformas a la Constitución aprobadas en 2005 y ratificadas en 2006, establecen que en un plazo no mayor de 15 días hábiles, con el voto favorable del 60 por ciento de los diputados se debe ratificar a ministros, viceministros, embajadores, presidentes y directores de entes autónomos, entre otros.

La mayoría calificada es de 56 votos, y actualmente el Frente Sandinista sólo tiene 38. Ocasionalmente tres diputados votan con el partido de Gobierno, pero éste necesitaría 15 votos más, es decir, los votos del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) o de la Bancada Democrática Nicaragüense.


La historia de Vizcaya
Vizcaya asumió un mes después de que el presidente Ortega nombró a su gabinete, sustituyendo así a la ministra más efímera de la actual administración, Glenda Ramírez, cuñada del asesor económico y financiero, Bayardo Arce.

Vizcaya fungía como Secretaria General de esa institución y luego que asumió el cargo, dirigentes sindicales pidieron al presidente Ortega su destitución.

En su momento Ramírez aseguró que su destitución se dio por una conspiración de Néstor Moncada Lau, famoso operador del Gobierno muy cercano a Vizcaya.

La primera orden de Vizcaya al asumir el ministerio fue despedir a al menos a cinco funcionarios contratados por Ramírez, entre ellos el asesor financiero.

Días después de que Ramírez fuese destituida, afirmó a EL NUEVO DIARIO que había recibido presiones por parte de Moncada Lau para que renunciara, de tal forma que Vizcaya asumiera la cartera.

Hasta el cierre de la edición de ayer fue imposible localizar a Vizcaya, y su asistente aseguró que se encontraba en una reunión.


(Con la colaboración de Tania Sirias)