Esteban Solís R.
  • |
  • |

El Concejo de Managua sesionará hoy jueves bajo una intensa presión por la elección del vicealcalde, puesto que dejó vacante el tricampeón mundial de boxeo Alexis Argüello. La presión, según fuentes allegadas al Concejo, proviene de las altas esferas del FSLN que quieren imponer a su candidato por encima de la autoridad municipal, el edil Dionisio Marenco.

Fuentes cercanas al Concejo confiaron a EL NUEVO DIARIO que un sector de la cúpula del Frente Sandinista, en una clara intromisión de los asuntos municipales, pretende imponer como candidato a vicealcalde al concejal Edgardo Cuarezma, mientras que el bloque que apoya a Marenco, al parecer el mayoritario, incluyendo a la oposición, prefiere a Nery Orochena.

Chévez llevará portátil

END conoció que un alto funcionario del gobierno llamó a Orochena para exigirle que renunciara a sus intenciones de ser el vicealcalde, para darle a paso a su candidato, el concejal Cuarezma.

Incluso, esas mismas fuentes dicen que el secretario político del FSLN en el departamento de Managua, Elías Chévez, tiene preparada una portátil integrada por elementos de los Consejos del Poder Ciudadano, para presionar y tratar de inclinar la balanza a favor de Cuarezma.

Preguntamos que cómo estaba la correlación de fuerzas en el Concejo, y nos indicaron que Marenco cuenta con al menos cuatro votos dentro de su bancada, uno de ellos podría abstenerse a última hora debido a las presiones que han llegado hasta a invocar a los héroes y mártires, en un manoseo sin límites hacia los caídos y a la autoridad del gobierno municipal.

No obstante, el alcalde Marenco parece contar con el apoyo de los nueve votos de la bancada opositora.

Varias versiones

¿Qué hay en el fondo de este conflicto, si al gobierno municipal le queda solamente un año para cumplir su mandato?

Las fuentes barajan varias hipótesis, una de ellas es que no haya elecciones municipales el próximo año, se alargue uno o dos años el período para el que fueron electas las autoridades municipales a través de una reforma constitucional, y a mediano plazo buscar la destitución de Marenco, cuyas contradicciones con la pareja presidencial, sobre todo con la coordinadora nacional de los Consejos del Poder Ciudadano, Rosario Murillo, parecen insalvables.

También se conoció que varios concejales del FSLN desfilaron por la Secretaría del FSLN, y los que no podían, recibían llamadas telefónicas para asegurarse, en ambos casos, de que van a apoyar a Cuarezma. Por otro lado, también se conoció que los concejales que apoyan a “Nicho” Marenco, de las dos bancadas, le reiteraron su apoyo, porque primero están la institucionalidad y la autonomía del gobierno municipal.

¿Y el pueblo presidente?

“El alcalde Marenco tiene una estrategia para hacerle frente a estas presiones que desgraciadamente provienen de su mismo partido, creemos que es inaudito que quienes hablan de transparencia, de democracia participativa, de que el pueblo es presidente y de respeto a la autonomía municipal, en forma grotesca con amenazas, chantajes y presiones, quieran imponer a su candidato que lamentablemente también se ha prestado al juego”, indicaron.

Lo cierto es que por primera vez en tres años, el gobierno y el Concejo experimentarán una jornada que se adelanta muy caliente por los intereses --muchos soterrados-- que se juegan, y que están liderados por miembros del partido de gobierno, el partido del cual es militante el mismo alcalde, cuya figura política, según varias encuestas, goza de elevadas simpatías dentro y fuera de la militancia sandinista.