•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Más de 300 mil niños, niñas y adolescentes en Nicaragua se ven forzados a trabajar, según el informe presentado hoy por el organismo no gubernamental Dos Generaciones, como parte de las actividades por el día mundial de lucha contra el trabajo infantil que cumple seis años de celebrarse.

La Fundación Internacional para el Desafío Económico Global, Fideg, entregó datos estadísticos para el informe presentado por Dos Generaciones, donde se señala que el 10% de la población “rica” en Nicaragua absorbe el 30% del ingreso anual nacional, mientras que el 40% de la población “pobre” apenas logra captar poco más del 10%.

Después de Bolivia y República Dominicana, Nicaragua es el país con la diferencia más alta entre la población más rica con la más pobre, detalla la investigación.

Trabajo infantil en la Chureca
Según Reina Isabel Velázquez, subdirectora de Dos Generaciones, en un conteo sobre la situación de trabajo infantil realizado por la comunidad del Barrio Acahualinca, indica que un mil 267 personas trabajan a diario en el vertedero, de los cuales tres de cada diez personas que trabajan en La Chureca, son menores de 18 años, lo que equivale a 361 niñas, niños y adolescentes.

En dicha investigación se conoció que existen 233 niñas y niños que viven en el basurero y que estudian en edades de 3 a 16 años, de ellos 171 niñas y niños no estudian, “esto significa que viven permanentemente en riesgo su integridad, expuestos a altos niveles de contaminación por el humo, el polvo, sustancias contaminantes y violencia por parte de las personas adultas”, señala Velásquez.

El Ministerio de Educación, reveló en su último reporte que cerca de medio millón de niñas y niños están fuera de las aulas cada año, “muchos de ellos pasan a incorporar las filas de la niñez en situación de trabajo infantil” explicó Velásquez.

Otro de los datos que proporcionó Dos Generaciones, es que de cada diez niñas y niños- en edades de cinco a 13 años- que trabajan en La Chureca, siete trabajan entre 10 y más de 40 horas a la semana. Mientras que ocho de cada diez  adolescentes --en edades entre los 14 a 18 años-- trabajan entre diez y más de cuarenta horas a la semana.

La funcionaria de Dos Generaciones, manifestó que en realidad la situación de trabajo infantil implica una situación de explotación económica, por cuanto las niñas, niños y adolescentes realizan un esfuerzo muy alto, “con ingresos muy bajos que solamente les permiten subsistir, en condiciones de riesgo”, indicó.

“Estos datos indican que el Estado, la comunidad y las familias nicaragüenses no garantizan la protección a la niñez y adolescencia de trabajos insalubres, tal y como establece el Código del Trabajo en su artículo 133”, señaló Velázquez.

Estado debe cumplir
El Centro Dos Generaciones, hizo hoy un llamado a Mifamilia para que garantice la aplicación de medidas de protección especial a la niñez y la adolescencia trabajadora, según lo que establece el Código de la Niñez y la Adolescencia, para ello hay que retomar “la propuesta de inversión de la CODENI, que demanda la asignación de 25 millones de dólares para garantizar la aplicación de medidas de protección especial por parte del Ministerio de la Familia” señaló Velázquez.

Además, “garantizar medidas de protección especial por parte del Estado para la niñez trabajadora implica que Mifamilia, las escuelas, los centros de salud y las familias se apropien de sus roles y responsabilidades para que la niñez y la adolescencia se desvincule del trabajo infantil, porque el no hacerlo implica coartar el desarrollo en tanto personas y como nación”, dijo la subdirectora de Dos Generaciones.

“El papel de Estado nicaragüenses es fundamental para garantizar los derechos violentados de la niñez en situación de trabajo infantil”, expresó Velásquez y anotó que entre estos derechos se encuentran educación, salud, protección y recreación así como empleos productivos para las familias.