•  |
  •  |
  • END

Manuel Coronel Kautz, Canciller por la ley, advirtió a los embajadores y representantes de la comunidad cooperante, que inmiscuirse “en los asuntos internos de otro país” podría significar exponerse “a que lo saquen, y lo califiquen de non grato”.

Con un lenguaje alejado de todo protocolo diplomático, Coronel pidió a las misiones extranjeras no emitir comentarios sobre la gestión del gobierno del presidente Daniel Ortega o sobre la eliminación de la personalidad jurídica del MRS y del Partido Conservador.

Pero Coronel fue más allá: utilizó una expresión peyorativa al criticar la preocupación manifestada por diplomáticos que participan en los programas de ejecución presupuestaria de Nicaragua, debido a la falta de transparencia en la utilización de los recursos.

“Ellos son como la gata angora”, dijo ante los medios de prensa. Este enunciado forma parte de un dicho popular con connotaciones sexuales de una extrema vulgaridad
“Aquí Nicaragua tiene sus propias leyes, tiene su propia forma de resolver sus problemas, y cualquier embajador que se quiera meter en los asuntos internos del país, debe recordar las leyes internacionales, y acordarse de que cuando uno se inmiscuye en los asuntos internos de otro país, se expone hasta que lo saquen y lo califiquen de non grato”, afirmó.

Actuó bajo un rumor

Según él, minutos antes había recibido información sobre la posible emisión de un comunicado elaborado por “algunos embajadores, e incluso de la Unión Europea”, como consecuencia de los últimos acontecimientos políticos del país.

“Yo creo que es bueno aclarar que ningún embajador y ningún representante de ningún país tiene derecho a venir a decir aquí a Nicaragua sobre temas políticos, lo que él quiere”, advirtió Coronel.

“No hay ningún acuerdo que diga que un embajador o grupo de embajadores puedan venir a decirle aquí a Nicaragua qué debe hacer”, señaló.

El diplomático dijo inclusive que los mismos agentes extranjeros han estado de acuerdo sobre la manera en que se deben de tratar las temáticas vinculadas a las organizaciones políticas.

Indicó que le preocupan las “percepciones erradas” divulgadas a través de los medios de comunicación, sobre el caso de la controversial decisión del Consejo Supremo Electoral, de eliminar la personalidad jurídica del MRS y del PC.

“Pero aquí, el que analiza con la objetividad que debe ser analizado, se da cuenta de que esto está perfectamente hecho dentro de las leyes de Nicaragua. No se están rompiendo ni la transparencia ni la gobernabilidad. Simplemente se están aplicando las leyes”, aseguró.

“No tengo que estar interpretando sobre las decisiones del Consejo. El Consejo es absoluto en sus decisiones y es una ley. No tengo por qué interpretar nada”, añadió.

Una peregrina comparación

Y en cambio cuestionó el papel de algunas misiones cooperantes, señalando que existen intereses particulares de por medio.

“Aquí viene un extranjero con una donación, para ponerte un ejemplo, con 100 mil dólares. Y se quedan con 40, 50, 60 mil para ese grupo que él trae. Y viene aquí, pasó aquí, estuvo dos años, y llega allá y saca un doctorado, con sólo decir que en el tema que ha estado estudiando estuvo en un país subdesarrollado, y entonces aprendió esto, esto y lo otro. Y resulta que le dan un máster que le hubiese costado allá entre 80 y 100 mil dólares, y el doctorado 200 mil”, cuestionó.

“No estoy criticando la cooperación. Te estoy explicando cómo es la cooperación”, dijo ante los periodistas.

“Cuando son miembros de una misión diplomática, el malestar lo pueden decir de manera privada, porque son individuos, son seres humanos y pueden decir lo que les parezca. Pero aquí, pretender hacer documentos para poner en duda y cuestionar las leyes de Nicaragua, no es correcto. Eso no se permite en ninguna parte del mundo. Esa clase de injerencia”, aseveró.

Aun así, sostuvo que las relaciones entre el gobierno de Nicaragua y los países donantes son “buenas”, y señaló que los canales de comunicación entre las partes se mantienen abiertos para resolver cualquier problemática.

EL NUEVO DIARIO intentó conocer la reacción del Embajador de Estados Unidos, Paul Trivelli, sobre estos comentarios, pero dijo que no tenía comentarios.

Igualmente, otros agentes extranjeros que participaron en una actividad en la Cancillería la tarde de ayer, prefirieron no opinar.