• |
  • |
  • END

El alcalde de Managua Dionisio Marenco, con el apoyo de dos de los diez concejales del Frente Sandinista más una abstención y los nueve de la oposición, le ganó la partida a la cúpula de su partido con la elección esta mañana, del vicealcalde Nery Orochena, propuesto para ese cargo por el propio edil capitalino.

División sandinista

La división de la bancada del FSLN en el concejo municipal quedó en evidencia cuando Cándida Huete, concejal de ese partido, propuso a Edgardo Cuarezma, como el candidato a vicealcalde en sustitución de Alexis Arguello, que renunció la semana pasada al cargo.

Marenco hizo graves denuncias sobre amenazas de muerte no solamente contra los concejales sino también contra miembros de sus respectivas familias. Incluso, emplazó a Cuarezma a que hiciera público el nombre de la persona que la noche de ayer lo llamó traidor y de otras cosas que dijo que no quiso mencionar porque eran palabras groseras.

El alcalde dejó claro que elementos de la cúpula de su partido, que no identificó, querían pasar sobre autoridad al tratar de imponer a una persona que no era de su agrado y con la que no se sentía bien. Denunció también que varios de los concejales se habían reunido anoche mismo con dirigentes del FSLN y que a él no lo invitaron.

Un miembro de una de las portátiles que apoyaban a Cuarezma le gritó a Marenco traidor, lo que encendió al edil señalando que es sandinista “hasta el día en que me muera o el día que me maten”.

“En esta discusión no se ha usado la fratenirdad sanidinista, se han utilizado métodos perversos como es la de andar amenzando a compañeros y familiares de compañeros, si ese este es el sandinismo que queremos lo denuncio y lo rechazo públicamente” manifestó tras indicar que han pasado muchas balas sobre su cabeza como para que tenerle miedo “al tapazo de cualquier pendejo”.

Al final, la votación quedó 12 votos para Orochena, seis para Cuarezma y una abstención.