•  |
  •  |
  • END

Hoy a las cinco de la tarde, Carlos Mejía Godoy leerá una carta en la Rotonda donde Dora María Téllez realiza una prolongada huelga de hambre, para desautorizar a Rosario Murillo y personeros del Frente, a utilizar “La Consigna” en sus actividades como “El Repliegue”, porque dice “es de mi autoría y no puede ser difundida sin mi autorización”.

“He decidido quitarle al FSLN todo derecho de explotación, difusión, de esta canción a través de los medios de comunicación oficial, aclarando que el pueblo sí tiene derecho de cantarla a como le dé la gana”.

Esta canción ya no pertenece a este FSLN, reafirmó. De ritmo contagiante, prácticamente de marcha guerrillera, la canción es un acróstico que inspiró a la lucha a miles de nicaragüenses en los años 70 del siglo pasado: F, de Fuerza insobornable, S, de Sol de libertad, L, de Lucha inclaudicable y N, de No retroceder  

Indicó que “deja claro que la canción me pertenece, que no tienen derecho a  usarla en El Repliegue ni demás actividades”, ahora que arrancó la jornada del 29 aniversario de la revolución.

También La Moralimpia
 
Asimismo, el cantautor exigirá la utilización del tema emblemático de “La Moralimpia”, en la versión que grabó en España, con una orquesta sinfónica. “No la pueden usar porque nunca han solicitado ni a los abogados, ni a la Sociedad de Autores de España su uso”, aseguró.

El tema original de Justo Santos se ha ocupado como cortina de fondo en todos los discursos del actual presidente Daniel Ortega. Para Carlos, esta utilización “atenta contra la misma música, porque va ha llegar el momento en que el pueblo no querrá escucharla por tanta saturación”.

Afirmó a EL NUEVO DIARIO que no aceptará bajo ningún concepto la compra de los derechos de esta versión, la más acabada que hasta ahora se haya hecho del considerado segundo himno de Nicaragua.
 
En cuanto a “La Consigna”, la famosa canción que inspiró a los guerrilleros para luchar contra la dictadura de Somoza, ha sido orquestada con un nuevo arreglo por varios músicos. A pesar de que no cuentan con la autorización de Carlos Mejía, los responsables de la nueva grabación dijeron a los artistas: “No se preocupen, nosotros arreglamos eso”.