• |
  • |
  • EFE

El presidente Daniel Ortega dijo que los medios de comunicación de su país están al servicio del "capital" y el imperio, y que no le va responder a sus "mentiras".

Durante un discurso en la Plaza de la Revolución ante cientos de simpatizantes sandinistas, Ortega arremetió contra la prensa, contra la derecha y "algunos alcaldes" de su partido, en alusión al edil de Managua, Dionisio Marenco, aunque no lo mencionó por su nombre.

El líder sandinista dijo que los nicaragüenses "escuchamos nada más lo que los medios de comunicación de la plutocracia, los medios de comunicación que están al servicio del capital y el imperio, las mentiras que repiten todos los días".

"Nosotros no podemos perder el tiempo respondiendo esas mentiras. Eso es lo que ellos (medios) quieren, que pasemos respondiendo todo el tiempo sus mentiras", agregó.
Dirigiéndose a sus simpatizantes, Ortega declaró que la lucha es hoy "mucho más compleja" que antes.

"Hay que luchar contra la dominación del capitalismo y del imperialismo que llega a través de los elementos ideológicos, de los medios de comunicación, y de la educación", consideró.

El mandatario nicaragüense criticó a los medios porque, según dijo, "ahora se rasgan las vestiduras cuando el gobierno de unidad y reconciliación nacional, en cargos de confianza, coloca cargos de confianza que responda a las políticas del gobierno".

Al parecer Ortega se refería a la renuncia de la ministra de la Salud, Juana Maritza Cuan, y a la destitución del viceministro del Ambiente y Recursos Naturales y del secretario general de esa institución, Jacobo Charles y Raomir Manzanares, respectivamente, criticada por la prensa local.

"Tenemos que enfrentarnos a toda la lluvia de mentiras, infamias y calumnias que a diario lanzan con sus medios de comunicación masiva", insistió Ortega.

"Claro que no vamos a generalizar. No son todos los medios, pero sí ya sabemos cuales son los que se dedican todos los días a estar inventando para tratar de desacreditar al gobierno", añadió.

A la derecha nicaragüense y a "algunos alcaldes" sandinistas, el presidente Ortega los criticó por querer destruir el símbolo de la revolución sandinista, en referencia a la Plaza, y por oponerse a los Consejos del Poder Ciudadano (CPC).

Ortega manifestó que ha existido "complicidad de algunos compañeros que han sido llevados a cargos edilicios" en ese sentido. El alcalde de Managua, el sandinista Marenco, ha criticado al gobierno de Ortega por destruir una fuente luminosa que adornaba la Plaza de la Revolución y por querer imponer los CPC por encima de la ley.

El Parlamento nicaragüense no avaló la conformación de los CPC, considerados por la oposición como los "ojos y oídos del gobierno sandinista.

Sin embargo, Ortega defendió hoy los CPC y los llamó a organizarse pese a lo que diga la Asamblea Nacional.
"Aceptar que los CPC no valen, es aceptar que el pueblo no vale", sentenció el mandatario, que reiteró que instalarán esos consejos en la segunda quincena de noviembre.

Ortega presidió un acto en el mausoleo de Carlos Fonseca Amador, uno de los fundadores del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), de cuya muerte se cumplen hoy 31 años, ubicado en la Plaza de la Revolución, en las cercanías del lago de Managua.

A ese acto asistieron funcionarios del gobierno, diputados sandinista y miembros de los CPC que coordinada la primera dama nicaragüense, Rosario Murillo.