• |
  • |
  • EFE

El cruce entre políticas de estado y las políticas de gobierno, la participación de la sociedad civil y el reconocimiento de las minorías son los principales problemas a los que se enfrenta la policía en la organización de planes de seguridad pública, concluyeron policías de la región.

Seis países latinoamericanos participan desde el lunes y hasta este viernes en la ciudad brasileña de Río de Janeiro del curso "Liderazgo para el desarrollo Institucional Policial", organizado por la Organización No Gubernamental (ONG) brasileña Viva Rio.

Más de veinte policías y representantes de ONGs que trabajan en el ámbito de la seguridad pública de Venezuela, Brasil, Nicaragua, Guatemala, Perú y El Salvador intercambian experiencias policiales y debaten posibles soluciones para sus países.

Segunda edición

Esta es la segunda edición del curso que el año pasado reunió a representantes de Argentina, Colombia, Chile y México y tiene como objetivo consolidar la red latinoamericana de policías y sociedad civil.

De esta forma "logramos mantener el contacto con otras organizaciones que critican los abusos policiales pero no buscan una posición exclusiva de denuncia sino de cooperación, formación y capacitación policial", aseguró a Efe Rachel Maitre, investigadora de la Red latinoamericana de policías y sociedad civil.

En muchos casos en América Latina "se intentan crear políticas de seguridad pública a largo plazo que son interrumpidas por los cambios políticos", explicó la investigadora. En este sentido destacó el caso de Venezuela, que expuso en las jornadas la secretaria técnica de la Comisión Nacional para Reforma de la Policía en este país, Soraya El Achkar.

Para evitar las interferencias

La reforma del sistema policial "está lista, pero no se puso en práctica por el cambio del titular del Ministerio de Justicia", explicó Maitre. Una solución para evitar interferencias políticas en los planes de seguridad pública fue la participación popular que la delegación nicaragüense presentó en el foro.

En Nicaragua los planes de seguridad pública están "muy ligados a la sociedad, se realizan a partir de la consulta popular", señaló la investigadora, por lo que, "aunque el gobierno cambie, no se pueden modificar los planes porque cuentan con una alta aceptación policial".

Otra de las propuestas que se apuntaron en el foro fue el enfoque de género en la formación policial y la apuesta por la planificación de políticas policiales que no olviden a la mujer ni a las diferentes etnias que conviven en los países latinoamericanos para un mejor atención ciudadana.

El jefe de división de Multiculturalidad de la Policía de Guatemala, Edwin Chipix, presentó el plan llevado a cabo en su país que "reconoce y respeta el carácter pluricultural de la sociedad guatemalteca".

"Como policía nacional civil hemos promovido una redistribución del personal que se autodenominaba indígena en función de las comunidades lingüísticas", explicó el policía que cuenta con el reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) por la promoción de este programa.

Además, estas jornadas incluyeron el lanzamiento del libro "Policía, Estado y Sociedad: prácticas y saberes latinoamericanos". La publicación reúne más de cincuenta textos de diferentes autores que integran centro de estudios, ONGs y agencias policiales de los diez países que componen la Red de Policías y Sociedad Civil en América Latina.

El libro presenta un retrato panorámico y desde varios puntos de vista sobre los desafíos de las prácticas policiales, participación civil e investigación científica en el campo de la seguridad pública del continente.