Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

El ex presidente ejecutivo de la Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL, Mario Montenegro, rechazó el delito de fraude que la Fiscalía le está achacando, porque según dijo “siempre se ha preciado y sentido orgulloso de su actuación como funcionario público y como persona, pero no sé, me descuidé”.

Montenegro compareció este viernes ante la juez Cuarto Penal de Audiencias, Martha Martínez, quien desechó el argumento de prescripción por extinción de la acción penal que el abogado del acusado opuso, y admitió la acusación que la Fiscalía promovió contra el ex funcionario, a quien se le decretó “Nicaragua por cárcel” porque tiene prohibido salir del país.

La juez fijo el juicio oral para el 28 de junio, pero mientras llega esa fecha, Montenegro deberá rendir una fianza de 20 mil córdobas, además que tiene que presentarse dos veces por semana a los juzgados.

La Fiscalía acusó a Montenegro porque supuestamente con conocimiento y voluntad, autorizó la suscripción de tres contratos simulados de arrendamiento y compra y venta de energía con “Expertos en plantas y líneas eléctricas”, Explasa, e Importaciones Eléctricas y Compañía Limitada, Impelco, en 2003, cuando era presidente ejecutivo de ENEL.

El Ministerio Público aseguró que esos contratos eran simulados, porque ni Impelco ni Explasa eran los verdaderos dueños de las dos unidades generadoras, supuestamente arrendadas para producir energía, las que le pertenecían al acusado Aarón Benicio Guerrero Palma, ex asistente ejecutivo de Montenegro, quien después de importar las generadoras pagó su almacenamiento fiscal con plata de ENEL.

Por estos hechos hay otras tres personas a la espera de juicio al igual que Guerrero y Montenegro. Este último comentó apesadumbrado que otros fueron los que cometieron el delito, pero ahora él es el acusado.

El abogado defensor Agustín Córdoba explicó que no hay ningún fraude, porque ninguna de las pruebas que la Fiscalía presentó involucra a don Mario, pero además tienen documentos que revelan que los das generadoras arrendadas sí produjeron energía para ENEL.

Efectivamente, el informe especial de auditoría que la Contraloría General de la República realizó en su momento en ENEL, determinó que la única persona con presunción de responsabilidad penal por el caso es Juan Carlos Izaga Khun, ex gerente de sistemas aislados de esa entidad.