•  |
  •  |
  • END

Washington / El País

Si Barack Obama fuera candidato a unas elecciones mundiales, arrasaría. Todos los países incluidos en el informe de Actitudes Globales del Centro Pew aseguran preferir a Obama sobre su contrincante, el senador republicano John McCain. En España, un 72% de los encuestados dice tener una buena imagen del candidato afroamericano, frente al 19% que dice preferir a McCain. Además, en un momento en que los índices de aprobación del presidente George W. Bush han tocado fondo, un 67% de los españoles cree que un cambio de gobierno “cambiará la política exterior de EU a mejor”.

En esta encuesta se percibe un ligero descenso del antiamericanismo en el mundo, todavía alentado por las implicaciones de la guerra contra el terrorismo y la invasión de Irak en 2003. “Lo que EU vive son las consecuencias de una tendencia unilateralista en su política internacional. Algo que se percibe que puede cambiar con el final de esta legislatura. No es tanto que los encuestados tengan una fe enorme en el nuevo gobierno, sino que la imagen del Presidente Bush ha quedado muy negativamente afectada en los últimos años”, explica Andrew Kohut, presidente del Centro de Investigaciones Pew.

Con Bush manteniendo una imagen claramente negativa en todos los países occidentales, no es de extrañar que la inmensa mayoría de encuestados piense que habrá un cambio radical en la política exterior de EU con un nuevo presidente, sea éste demócrata o republicano. Francia y España son los dos países que más fe tienen en este cambio, con sólo un 29 y un 21% de personas que aseguran que McCain u Obama no representarían ningún cambio respecto a Bush.


El gran favorito
Obama es el favorito de Europa y de los países asiáticos y africanos. “El mundo ama a Obama”, dijo en la presentación del informe el director de la revista Foreign Policy, Moisés Naim. “Si se celebraran unas elecciones mundiales hoy, Obama las ganaría”. De hecho, en Gran Bretaña, Francia, Alemania y España, más de un 70% de los encuestados dice tener “alguna o mucha confianza” en él, una nota claramente superior a la obtenida por líderes mundiales consolidados como la canciller alemana Ángela Merkel o el presidente francés Nicolás Sarkozy.

“Se trata más bien de que en los países europeos existe una tendencia histórica a preferir al candidato demócrata”, asegura Kohut.

El analista del diario The New York Times David Brooks apuntilla que “existe un efecto Obama en el mundo, y es un efecto real. La imagen del candidato ha acabado mejorando las cifras de aceptación de EU en el extranjero”. En 10 de los 21 países encuestados al respecto ha habido un ligero aumento de las opiniones positivas sobre Washington.

Los únicos países que manifiestan la misma desconfianza por un candidato que por otro son los de Oriente Próximo. Ni Egipto ni Jordania ni Líbano expresan un claro agrado por McCain u Obama, con sus niveles de aceptación rondando el 25%. “Se trata de una zona de gran antiamericanismo, el vecindario de Irak”, explica Kohut.