Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua y Presidente de la Conferencia Episcopal, expresó que si se cierran los espacios democráticos en nuestro país se podría crear “un malestar peligroso en la población”.

El máximo líder de la Iglesia Católica nicaragüense llamó al presidente Daniel Ortega a convocar una mesa de diálogo nacional urgente para contener los brotes de violencia que han surgido, y los futuro, a raíz de la cancelación de la personalidad jurídica del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, y del Partido Conservador, PC.

“No hay duda de que él (Daniel Ortega) tiene la parte importante para resolver este problema a nivel civil, como Poder Ejecutivo, y de ahí el resto de poderes del Estado”, manifestó el religioso en una entrevista para 11 Noticias.


“Se abren heridas”

El religioso manifestó que sería “interesante” que varios partidos participaran en estas elecciones municipales, y afirmó que “hay lugar para todos”, pero que si se cierran los espacios democráticos, “se van abriendo heridas, pues en la diversidad está lo grande y lo hermoso”.

Asimismo, Brenes pidió que cada nicaragüense “abra su corazón para pensar desde una dimensión de nación sobre las responsabilidades de cada uno en la buena marcha de este país”. Mencionó que espera que “todo se lleve conforme las leyes, y que no sea la parte política partidista la que reine en esto”.


Segunda opinión religiosa
Las declaraciones de monseñor Brenes se suman a las que monseñor Jorge Solórzano, Obispo de la Diócesis de Matagalpa, hizo hace un par de días en ese mismo sentido. Solórzano manifestó a END que “una verdadera democracia descansa en que todos los partidos puedan correr y los ciudadanos elegir con alternativas”.

Ambos concuerdan en que cada Poder del Estado debe cumplir con su función para ayudar a la población nicaragüense a superar los problemas energéticos, alimenticios, políticos y sociales que enfrenta el país.