•  |
  •  |
  • END

Los apagones podrán mitigarse con la instalación de tres plantas generadoras de energía de origen coreano en Tipitapa, Masaya y Managua. Estas generadoras aportarán 60 megavatios más al sistema de distribución eléctrico.

La planta que generará los primeros 20 megavatios fue inaugurada ayer en Tipitapa por el presidente Daniel Ortega. En Managua se termina de instalar la otra planta que generará 20 más, y según los especialistas, en Masaya ya está lista la primera etapa de la tercera planta que generará otros 20 megas.

Para este año, según lo anunciado por el presidente Daniel Ortega, se estima que en Masaya se terminen de instalar dos nuevas etapas de la planta, que generarían 40 megavatios más, para finalizar el año con la suma de 100 megavatios, que según el mandatario, serían suficientes para terminar con los apagones.

Norman Dubal, ingeniero eléctrico que trabajó en la instalación de la obra, aseguró que las plantas son las generadoras más modernas que existen en el país. La planta “Che Guevara”, como la nombró ayer el presidente Ortega, está compuesta por 12 módulos de 1.7 megas cada uno.


Activas de forma permanente
Estas plantas tienen capacidad para generar energía con búnker y con diesel. De acuerdo con Dubal, no son plantas de emergencia, como las “Hugo Chávez”, y bien pueden estar activas durante todo el año. La vida útil de estas generadoras es de 50 años.

Dubal explicó que estas plantas están diseñadas con funcionamiento manual y automático. Para reparar alguna pieza de los motores de cada uno de los módulos no es necesario apagarlas, porque cada uno de ellos está diseñado para trabajar individualmente.

Estas plantas, presentadas ayer, ya han generado energía desde hace dos meses y tardaron cinco meses en su construcción.


Construcción al fiado
El presidente Ortega reveló que el Estado debe más del 60 por ciento del costo de la construcción de las instalaciones, por lo que saludó a la Cámara de la Construcción, encargada de la obra, por confiar en el gobierno.

Las plantas provienen de la cooperación de los gobiernos de Cuba y Venezuela.