•  |
  •  |
  • END

Kerry Max, presidente de la mesa global de países donantes en Nicaragua, afirmó que los agentes de cooperación tienen el derecho de emitir su posición y sus criterios en asuntos internos del Gobierno, cuando está en riesgo la correcta ejecución de los programas en los cuales participan.

“Debemos aclarar una cosa: cuando se trata de asuntos internos, que no son asuntos que tocan a la cooperación internacional, no hacemos nada. Y no debemos hacer nada. Pero cuando hay asuntos internos que sí tienen incidencia en el logro de la reducción de la pobreza, en la estabilidad social, política, económica, de un país, que pueden afectar nuestra capacidad de apoyar al pueblo de Nicaragua, por supuesto, tenemos una responsabilidad de estudiarlo y de dar comentarios”, expresó Max, durante una entrevista en el programa Esta Semana.

“Y cuando hay una situación, como la situación actual, que puede poner en riesgo este proceso de fortalecimiento de la democracia, tenemos preocupaciones”, señaló el funcionario, refiriéndose a la cancelación de la personalidad jurídica del Movimiento Renovador Sandinista, MRS y del Partido Conservador, PC, de parte del Consejo Supremo Electoral, CSE.

De esta manera, Max respondió a las críticas y amenazas del vicecanciller Manuel Coronel Kautz, quien dijo que cualquier intromisión en los asuntos de Gobierno era mérito suficiente para ser declarado “non grato” en Nicaragua, y hasta ser expulsado.

Clara advertencia

El diplomático, quien es además jefe de la cooperación de Canadá, destacó que existen “principios fundamentales” de los cuales dependen los millonarios aportes, “que incluyen la promoción de la democracia, elecciones libres, transparente y multipartidarias”.

Max, inclusive, aseguró que la polémica decisión del CSE podría tener consecuencias negativas sobre los aportes del Grupo de Apoyo Presupuestario a Nicaragua.

Según él, “no hay ningún deseo de parte de nadie de la comunidad, de dejar de apoyar a los esfuerzos de la lucha en contra de la pobreza en Nicaragua”.

Pero señaló que algunos agentes diplomáticos podrían sacar sus propias conclusiones sobre la resolución emitida por el CSE, “y pueden tener incidencia en la decisión de las sedes en sus capitales, en términos de volumen, o de la orientación de la cooperación”.

“No puedo decir qué va a pasar, porque no hay una decisión, no hay un pronóstico. Pero puede tener una incidencia en la orientación”, afirmó.

“Eso sería una gran lástima, porque en estos días tenemos excelentes relaciones con varios ministerios, como el de Salud y el de Educación. Hay programas fantásticos que tienen impactos enormes en la reducción de la pobreza”, advirtió en el programa televisivo que conduce Carlos Fernando Chamorro.

Indagaron comportamiento de CSE

El diplomático confirmó que a finales de la semana pasada el CSE les explicó sus razones para cancelar la personalidad jurídica de los partidos que se oponen al denominado pacto entre el FSLN y el PLC.

Max reveló que la percepción que tienen algunos embajadores y agentes de cooperación extranjeros sobre la polémica decisión del Poder Electoral es: inequidad en la aplicación de la ley, y la existencia de un margen de discrecionalidad.

Sin embargo, sostuvo que es prioridad para la comunidad donante mantener un diálogo abierto con el gobierno, y dijo que, efectivamente, existen relaciones “muy fuertes” y “exitosas” con al Administración del presidente Daniel Ortega.

“Y queremos mantener esto. Y para hacer esto debemos mantener este balance entre entrar en asuntos internos, que no toca a la cooperación y determinar aspectos internos que sí los tocan”, puntualizó.

Por pluralismo

Por otro lado, Kerry Max destacó los compromisos que tiene Nicaragua en el ámbito internacional.

“Hay la Carta Interamericana Democrática, que establece en el artículo 3, que elementos esenciales de la democracia representativa incluyen un régimen plural de partidos y de organizaciones políticas, y la separación e independencia de los poderes políticos”, puntualizó.

“Hay también el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas, que también establece el derecho de los nicaragüenses de tener la libre expresión de su voluntad en las elecciones”, añadió.

“Entonces hay acuerdos internacionales, y cuando hay un asunto que toca aspectos nacionales, pero también los compromisos internacionales, tenemos nosotros una responsabilidad de al menos estudiar la situación y determinar nuestra reacción”, sentenció.

Dos semanas atrás, el gobierno del presidente Ortega suscribió un acuerdo con los donantes, en el que éstos se comprometen a efectuar desembolsos hasta por más de 100 millones de dólares en la ayuda presupuestaria para el segundo semestre de este año.