•  |
  •  |
  • END

El embajador de los Estados Unidos en Nicaragua, Paul Trivelli, reconoció que el gobierno de Nicaragua tiene el derecho de otorgar condecoraciones a quien estime conveniente, luego de que el Presidente Daniel Ortega, anunciara que anulará un acuerdo presidencial publicado en la Gaceta, donde acordaba entregar la orden “José de Marcoleta” al saliente embajador “Yanki”.

Trivelli, quien participó en el acto de clausura de las Operaciones de Mantenimiento de Paz 2008, negó que funcionario alguno del gobierno nicaragüense le haya mencionado la condecoración.

“La presidencia nunca me ha mencionado condecoración, de mi parte es decisión del gobierno de Nicaragua, nadie del gobierno ha hablado sobre esto de condecorar a mi o a cualquier embajador”, aseguró el embajador norteamericano.

El presidente Daniel Ortega firmó un Acuerdo Presidencial 188-2008 publicado en el diario oficial La Gaceta, en el que anunciaba la condecoración para el embajador de los Estados Unidos, Paul Trivelli, “porque con su experiencia ha contribuido al inicio de una nueva etapa en la relación que se está construyendo”.

Pero días después, el mismo presidente en un acto afirmó que mandó a anular esa resolución. “Ya mandé a decir que anulen esa resolución”, declaró Ortega quien llamó injerencista al embajador norteamericano.

Precisamente sobre ese calificativo de injerencista, el embajador norteamericano prefirió no comentar,  “no tengo comentarios sobre eso” dijo Trivelli quien prefirió afirmar sentirse orgulloso por el trabajo que la embajada ha desarrollado durante su administración como embajador.

La Orden “José de Marcoleta” es una alta distinción que otorga el gobierno a nacionales y extranjeros por sus “extraordinarios méritos en el desarrollo de las relaciones internacionales o diplomáticas de Nicaragua, en beneficio de la paz, en defensa de la dignidad y los intereses de la soberanía e integridad territorial

Trivelli reiteró que la entrega de la condecoración “es una decisión plena del gobierno de Nicaragua” y aseguró que “obviamente he visto el periódico y La Gaceta pero ningún oficial del gobierno, la cancillería o la presidencia me ha hablado sobre eso”.

Destacó que como resultado de su trabajo como embajador en los últimos tres años se han aprobado programas de apoyo como la Cuenta Reto del Milenio, la nueva sede diplomática y un programa grande de asistencia humanitaria, democrática y militar “que vale más de 40 millones de dólares”.

“La manifestación más reciente fue la ayuda a la Costa Atlántica después del huracán Félix de 15 millones de dólares.