•  |
  •  |
  • END

Los economistas José Luis Medal y Néstor Avendaño, advirtieron ayer que la pérdida de la cooperación internacional al Presupuesto General de la República tendría un efecto drástico en la economía del país, pues ésta depende en gran parte de este aporte.

Desde que el Consejo Supremo Electoral (CSE) hizo pública la cancelación de la personalidad jurídica de los partidos Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y Partido Conservador (PC), los cooperantes han externado su preocupación por una posible reducción de los espacios democráticos.

A juicio del Medal, “es una crítica positiva la que están haciendo los cooperantes”, pues éstos “tienen una visión integral sobre el desarrollo de la democracia, lo cual incluye el fortalecimiento de las instancias democráticas”.

Diversificar fuentes
No obstante, hizo un llamado a mantener una diversidad de fuentes de cooperación internacional. “Aunque la cooperación venezolana compensara (las necesidades económicas del país), sería lamentable perder la cooperación de Europa, Estados Unidos y del mismo Venezuela”, manifestó.

Medal señaló que Nicaragua, desde 1990, recibe unos 520 millones de dólares anuales en cooperación internacional, y el Presupuesto General de la República se nutre, en un tercio de su contenido, precisamente de esta fuente.

De acuerdo con cálculos ofrecidos por economistas nacionales, la sustantiva cooperación internacional representa que más de uno de cada tres córdobas del presupuesto nacional, proceda de la cooperación.

Impacto en deuda externa
Por otra parte, para el economista Néstor Avendaño, “si los cooperantes tomaran la decisión unilateral de no dar ayuda, eso tendría un efecto drástico”, pues, según dijo, el Gobierno de Nicaragua utiliza ese dinero para pagar la deuda externa y aumentar las reservas nacionales en el exterior.

En el caso particular de la Unión Europea, Avendaño resaltó que “Nicaragua no recibiría 60 millones de dólares”, a lo cual agregó 15, 20 y 36 millones de dólares que el país recibe a manera de préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI), respectivamente.

Según Avendaño, la falta de esas divisas líquidas (dólares) en el país, obligaría al Gobierno a comprarlas en el mercado local para cumplir las metas financieras, lo cual a su vez, generaría una deuda pública interna y otra del Banco Central de Nicaragua.

Siendo así, de acuerdo con este economista, el Gobierno tendría que rectificar acciones para reactivar la cooperación internacional.

Morales duda de carta de donantes
Por su parte, el vicepresidente de Nicaragua, Jaime Morales Carazo, restó mérito al comunicado que se publicó ayer en nombre de la “Mesa de Cooperantes”, donde mostraron su preocupación por el cierre de espacios democráticos, que según ellos, significan la eliminación de la personalidad jurídica del MRS y el Partido Conservador.

“Ese es un comunicado que no está firmado por nadie, así que tengo mis dudas sobre eso”, dijo Morales Carazo.

Le gusta el Grula
Agregó que en todo caso, lo más importante y que se debe tener claro, es que los donantes deben ser prudentes al hablar de asuntos internos del país, y que los funcionarios públicos también deben ser respetuosos con los países que le tienden la mano a Nicaragua, para evitar confrontaciones.

Mencionó como un buen ejemplo la postura que asumió el Grupo de Países de América Latina, que decidió en el caso de la decisión del CSE, no inmiscuirse en asuntos internos de Nicaragua por respeto a las decisiones que toman las instituciones nicaragüenses.