Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El gobierno de Colombia lamentó este viernes que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, haya compartido un acto de gobierno con dos señaladas guerrilleras de las FARC, a quienes Managua concedió asilo tras sobrevivir a un ataque militar colombiano contra ese grupo en Ecuador.

“Lamentamos mucho que el presidente Ortega haga ese tipo de actos. Estas personas estaban involucradas en un hecho delictivo, eso lo dice el propio fiscal de Ecuador”, declaró el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos.

Santos dijo tener conocimiento de “que hay mucho malestar” en Nicaragua por la decisión de Ortega de recibir como asiladas a las colombianas Martha Pérez y Doris Torres.

Según el funcionario, las dos mujeres “por lo menos estaban ayudando a unos grupos terroristas”, al encontrarse en el campamento atacado el 1 de marzo.

Asimismo, señaló tener “evidencia” de que Pérez y Torres militaban en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), y pidió al gobierno nicaragüense permitir “que se investigue, que ellas puedan darle las explicaciones a la justicia” colombiana.

Las dos sospechosas y la mexicana Lucía Morett, también sobreviviente del bombardeo en el que murió el número dos de las FARC, Raúl Reyes, fueron presentadas el jueves a la militancia sandinista en un acto del gobierno encabezado por Ortega.

En el mismo, las colombianas se declararon perseguidas por el gobierno del presidente Álvaro Uribe, a quien Ortega lanzó una advertencia: “Cuídese de intentar asesinar a estas muchachas en Nicaragua”, aunque no abundó en el tema.