Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Un equipo de la Universidad de Braunschweig, en Alemania, ha desarrollado un casco con electrodos que permite conducir con la mente un coche de juguete teledirigido. La intención de los científicos es que el sistema pueda servir en el futuro para pilotar coches de verdad, y también para dirigir sillas de ruedas y manejar prótesis.

“Con ello se hace realidad el sueño de conectar de manera sencilla el cerebro con una máquina”, explicó el jueves Meinhard Schilling, del Instituto Técnico de Mediciones Eléctricas y Principios de la Electrotécnica de la citada universidad, informa Efe.

El casco se coloca sobre la cabeza y está en funcionamiento en cuestión de segundos, señaló Schilling. El usuario tiene que concentrarse en un modelo de automóvil que puede ver en una pantalla en el visor del casco. A cada lado de la pantalla aparece una especie de tablero de ajedrez, cada uno parpadeando a distinta frecuencia.

Si el conductor concentra su visión en el cuadro izquierdo, el vehículo se dirige a la izquierda y si lo hace en el derecho, a la derecha. Si su mirada no se concentra en ninguno de los dos, el coche sigue una marcha recta.

“Cada sensor en el casco, que se concentra en las señales del centro de visión del cerebro, tiene el tamaño de una moneda de dos euros, casi como un electrodo convencional de encefalograma”, dijo Schilling. El fundamento del sistema es que los electrodos detectan la actividad agregada de un gran número de neuronas.