•  |
  •  |
  • END

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Paul Trivelli, rechazó la calificación de injerencista que le hizo el presidente Daniel Ortega, y aseguró que todos los comentarios que ha hecho junto a la comunidad cooperante sobre la situación del país, están dentro del espíritu de la buena voluntad.

Luego de participar en el programa radial “Empresarios por Nicaragua”, el diplomático estadounidense dijo ayer que algunos presidentes de América Latina “truenan” todos los días contra los Estados Unidos, Europa y el capitalismo.

“Cuando con la comunidad cooperante hemos ofrecido sugerencias al gobierno, están hechos en el espíritu de buena voluntad”, subrayó.

Trivelli puso como ejemplo el pronunciamiento que recientemente la comunidad cooperante envió al gobierno nicaragüense, en el que le expresa su preocupación porque se están cerrando los espacios democráticos en el país, luego de que se anulara la personería jurídica a los partidos Movimiento Renovador Sandinista, MRS, y Conservador.

“Estamos manifestando nuestra preocupación, pero no estamos exigiendo, no estamos dictando, sino que estamos diciendo como amigos: ‘Notamos este problema y ojalá que sea resuelto’”, expresó.

Agregó que la declaración habla por sí misma, y que está hecha con un lenguaje diplomático, mesurado, manifestando la preocupación de la comunidad cooperante por el cierre del espacio político democrático.

Señaló, además, que en la declaración le recuerdan al gobierno los compromisos internacionales que tiene con la democracia, como los tratados internacionales de derechos humanos y asuntos políticos, la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos, OEA, entre otros, que establecen la obligación de tener un sistema electoral justo, transparente y pluralista.

Va para el Comando Sur

Trivelli informó que luego de dejar la Embajada de Estados Unidos en Nicaragua, en los primeros días de agosto, pasará a asumir el cargo de asesor del jefe del Comando Sur en temas de política exterior para América Latina, el mismo que pasó a ocupar la ex embajadora Bárbara Moore al dejar la sede diplomática de Managua.

El diplomático destacó como logros, aunque no sólo de él, sino de todo el personal de la Embajada y su gobierno, el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos (Cafta en inglés), la Cuenta Reto del Milenio y diversos programas de cooperación que se pusieron en marcha.

Consideró un éxito el Cafta porque ha permitido un crecimiento de las exportaciones en un 30 por ciento de 2005 a 2007, y en lo que va del año registra un 18 por ciento de crecimiento.