Fermín López
  •  |
  •  |
  • END

PUERTO CABEZAS
El hambre, el desempleo y la desesperación hicieron que varias personas salieran de sus casas, en el barrio Los Ángeles, de esta ciudad, y mantuvieran trancada la entrada y salida a la ciudad, una de las más importantes de Bilwi.

Los protestantes argumentaron que estaban manifestándose contra el gobierno, ya que a través del Sinapred ha entregado láminas de zinc a gran parte de los barrios de Bilwi y sus comunidades, y ese barrio no ha sido tomado en cuenta.

Los manifestantes levantaban pancartas que decían: “No nos entregan zinc porque no somos Yatamas, pero hay problema porque a todo chancho le llega su sábado”.

Las mujeres que se manifestaron contra lo que llamaron injusticia y preferencia partidaria, se identificaron como simpatizantes del partido rojinegro, y sienten que las tienen apartadas a pesar de que sus casas están sin techo debido a que fueron afectados por el huracán “Félix”.

Por su parte, el juez del barrio, Faustino Joseph, aseguró que ya están cansados de reuniones y censos, y siempre los engañan, ya que cada vez que llega zinc a las bodegas del Sinapred, ellos llegan a recordarles su solicitud, y lo que les dicen es que hagan otro censo.

Por su parte, el gobernador de la región, Reynaldo Francis, dijo que en estos momentos no tienen la cantidad que los pobladores están solicitando, y que se comprometía a realizar las gestiones a nivel de Managua para ver si lograban 2,612 láminas, que es lo que están pidiendo estos ciudadanos.

Más censos...

Y para variar, el gobernador dijo que enviará nuevamente a los técnicos del Sinapred para levantar un censo y determinar de manera exacta la cantidad y quiénes verdaderamente son los que necesitan las láminas.

Lo que sucede es que el Sinapred, con la nueva repartición de zinc, ha venido a alborotar a la gente que ya había recibido sus láminas y que ahora están “dobleteando”, debido a que al inicio lo que hicieron fue vender el zinc que les entregaron, porque el hambre y el desempleo están afectando más ahora que antes del huracán, y encuentran en la lámina de zinc la posibilidad de adquirir un poco de arroz, algo de leche y cositas momentáneas.