•  |
  •  |
  • END

Por segunda vez, el Ministerio de Educación suscribió un acuerdo con la Universidad “Paulo Freire”, UPF, por dos millones 700 mil córdobas, con el fin de capacitar a maestros de educación media. Sin embargo, este acuerdo fue duramente criticado por los dirigentes sindicales, pues esta universidad no cuenta con una Facultad de Ciencias de la Educación y tampoco tiene presencia nacional, como lo establece el convenio colectivo.

La profesora Maritza Hernández denunció que el titular de Educación, Miguel De Castilla, y el dirigente de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua, Anden, José Antonio Zepeda, violentaron el convenio colectivo en su artículo 18, el cual corresponde a becas para formación profesional, al firmar este acuerdo con una universidad que fue cuestionada por extender títulos falsos en el extranjero.

“¿Por qué firmaron con esta universidad si ni siquiera cuenta con una Facultad de Ciencias de la Educación? ¿Cuántos maestros están siendo capacitados? Queremos saber en detalle la firma de este acuerdo donde no participamos todas las organizaciones sindicales, sólo Anden y el Mined”, cuestionó Hernández.

No hubo licitación

José Antonio Zepeda confirmó que los dos millones 700 mil córdobas fueron utilizados para capacitar a 180 maestros empíricos de todo el país. “Ellos fueron becados por dos años y obtendrán un título de Profesor de Educación Media”, dijo el sindicalista de Anden.

Expresó que los beneficiados son maestros de Estelí, Diriamba y Managua, quienes se presentan tres veces al mes a la universidad y luego entregan sus trabajos de campo.

El profesor José Siero también se mostró sorprendido, ya que a pesar de que se trata de una fuerte cantidad de dinero la que se invirtió en esta universidad, no hubo licitación pública.

Sólo “consultaron”

Zepeda confirmó que no hubo licitación, y lo que hicieron fue “consultar en distintas universidades que brindaban mejores condiciones pedagógicas y preparación académica. Se consultó a varias universidades, y la que nos dio menores costos fue la ‘Paulo Freire’”, dijo el sindicalista.

Agregó que “lo importante no es en qué universidad se esté realizando la profesionalización, sino que está dando más calidad a los docentes, además, que se está erradicando el empirismo en el país”.

No tiene presencia a nivel nacional

Hernández también criticó el hecho de que esta universidad no reúne los requisitos que establece el convenio colectivo, como es tener presencia a nivel nacional. “Desde años anteriores se estableció que los maestros tenían derecho a capacitarse en sus zonas para evitar costos agregados”, dijo la sindicalista.

Comentó que el pasaje de transporte de Estelí a Managua es caro, y el salario del maestro es bajo, sobre todo en las zonas rurales. “Recordemos que la mayoría de los maestros empíricos están en el campo, por eso decimos que esta universidad no representa los intereses del gremio de maestros”, expresó Hernández.

EL NUEVO DIARIO se comunicó vía celular con el ministro de Educación para consultar sobre esta denuncia, pero afirmaron que no podía contestar la llamada, ya que se encontraba en una asamblea.

Extienden diplomas falsos

La Universidad “Paulo Freire”, UPF, fue cuestionada a principios de año por extender 54 títulos en diferentes carreras a ciudadanos italianos que no cursaron una sola asignatura en dicho recinto, que no dominan el idioma español y nunca ingresaron al país.

Estos diplomas fueron emitidos en base a un convenio denominado “Protocolo de Cooperación Académica y Homologación Curricular”, entre la UPF y The Yorker International University, entidad extranjera radicada en Estados Unidos. Esta firma les dejó ganancias equivalentes a 1 millón 190 mil córdobas.

A raíz de ese escándalo que hiciera público EL NUEVO DIARIO, el presidente del Consejo Nacional de Universidades, CNU, Telémaco Talavera, admitió que existía un descontrol en las universidades privadas debido a los vacíos de la Ley de Autonomía Universitaria, lo que ha provocado la mercantilización de la educación superior en nuestro país.

Ante esta denuncia, dirigentes sindicales del Ministerio de Educación solicitaron al titular de esta cartera, Miguel De Castilla, que rinda cuentas de cómo se están invirtiendo los dos millones 700 mil córdobas, destinados a la profesionalización de los docentes del país.