• |
  • |

Rosario Murillo fue la que reunió a la bancada del FSLN del Concejo de Managua la noche anterior a la elección del vicealcalde de la capital, “donde aseguró que yo soy un traidor”, reveló ayer el alcalde sandinista, Dionisio Marenco.

A la conspiración que salió de esa misa negra la llamó acciones de maleantes, cobardes, mafiosos.

Asimismo, el edil capitalino lamentó que un canal de televisión que él fundó se dedicara a tildarlo de traidor. “Me dolió mucho y lo siento, porque sé que ellos (tanto periodistas como una presentadora de ese canal televisivo) están siendo manipulados”.

“Trabajadores (de ese canal) llamaron para decirme que esas son órdenes que les da la señora Murillo, y lo siento muchísimo por ella, porque está complemente equivocada, le está haciendo mucho daño al Frente Sandinista”, dijo el edil a los periodistas, después de inaugurar en la comuna capitalina el sistema de pago de impuestos por internet.

¿También Ortega manipulado?

Aseguró que él no tiene ninguna división con Daniel Ortega. “Él es mi hermano, somos amigos desde el año 1963, no tengo absolutamente ningún problema con el compañero presidente, al que le deseo el mejor de los éxitos en su gobierno, porque si él hace bien, al pueblo le va a ir bien”, dijo.

Con respecto a lo sucedido el jueves en la elección del vicealcalde, Marenco dijo: “Espero que la calentura que tenían el señor Cuarezma, Elías Chévez y los señores de la estructura del FSLN se les pase pronto para que no sufran malestares, porque lo que queremos es que la Alcaldía trabaje bien, resolver los problemas de la población” (de Managua).

Sobre la misa negra que sostuvo un sector de los concejales del FSLN con las estructuras partidarias la noche anterior a la elección del vicealcalde, Marenco dijo que ese encuentro se llevó a cabo en la Secretaría del partido sandinista entre las 10 y 11 de la noche, “sin citarme a mí ni al compañero Orochena”.

Aseguró que la reunión fue con la señora Rosario Murillo, “donde ella dijo que yo soy un traidor, que estaba traicionado al Frente Sandinista, por lo que había que votar por Edgard Cuarezma. Me parece que eso fue un acto desleal, porque yo soy miembro de este Concejo y debí haber sido invitado a esa reunión”.

Una conspiración

La reunión “fue hecha a mis espaldas en un proceso de conspiración”, dijo Marenco, quien también confirmó que en la mañana del jueves (a pocas horas de realizarse la elección del vicealcalde) llegaron dos personas a la casa de Orochena a amenazar a su esposa y a su pequeña hija. A la niña los “visitantes” la siguieron hasta su colegio y le dijeron que ya sabían dónde vivía”.

“Eso fue lo que a mí me arrechó, porque una cosa es el problema conmigo o con él (Orochena), pero otra cosa es con los familiares y los niños, y eso para mí no es sandinismo, eso es un acto cobarde, maleante, mafioso, y lo reprocho aquí y a la hora que sea, aunque me cueste la vida”, dijo el edil capitalino.

“Yo no he luchado toda mi vida para venir a caer en manos de maleantes como en tiempos de la dictadura somocista”, dijo el edil, quien al ser preguntado sobre el calificativo de somocista que indirectamente le hizo Daniel Ortega en la Plaza de la Revolución, Marenco dijo: “No acepto ningún epíteto porque yo soy sandinista y punto”.

Con respecto a la afirmación de Ortega, quien señaló que hay alcaldes que se creen dueños de las alcaldías, Marenco dijo que “esa es la opinión del señor Presidente de la República, la cual es muy respetada por mí porque le tengo muchísimo cariño. Yo no estoy en ese grupo de alcaldes a los que él se refiere, para mí aquí el que manda es el pueblo que nos eligió”.

De traidores incomprensibles

Cuando un periodista le preguntó que si con la situación con respecto a la estructura y su persona, él podría ser un caso similar a lo que enfrentó su antecesor, Herty Lewites, el edil dijo: “A mí no me confundan con Herty, porque Edgardo Cuarezma fue el brazo derecho de Lewites, del que en su momento dijeron que era traidor. Ahora el ayudante del traidor es el jefe del candidato oficial (para alcalde) del FSLN, lo cual es incomprensible”.