• |
  • |
  • EFE

El presidente Daniel Ortega lanzó hoy duras críticas, en presencia del rey Juan Carlos y del jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, a la empresa eléctrica española Unión Fenosa, y a la actuación de embajadores españoles durante el proceso electoral en su país.

El 90 por ciento de la opinión de Nicaragua "está en contra de Unión Fenosa", afirmó.

"Esa empresa española llega a Nicaragua a ayudar, decía, a que la energía llegue a todo el país, se va a controlar el precio y todo lo demás. Llegó con los Gobiernos peleles, nosotros no le hubiéramos dejado entrar a Unión Fenosa, no le hubiéramos entregado la distribución".

"Le entregaron la generación del 47 por ciento de la energía", pero "los inversionistas no compraron las empresas generadoras que estaban en mal estado, compraron mediante actos de corrupción las empresas generadoras que estaban en buen estado donde podían sacarle utilidades y ganar lo que estaban dando por la empresa en un año", dijo Ortega durante una intervención en la turbulenta sesión de clausura de la XVII Cumbre Iberoamericana.

"Son una mafia. Es una estructura mafiosa, tácticas gansteriles dentro de la economía global de las que son víctimas nuestros países por culpa de los (gobiernos) peleles", agregó.

Reunen a la derecha para impedir triunfo del frente

Ortega sostuvo que es cuestionado en su país en este tema, porque "el estado de opinión es terrible en contra de Unión Fenosa. El 90 por cien, y me cuestionan y me critican porque no terminamos de asumir Unión Fenosa".

Además, Ortega se refirió a la actuación de "embajadores españoles" antes de las elecciones en su país y dijo que reunieron en "la Embajada de España a las fuerzas de derecha para unirlas para que no triunfara el frente sandinista".

"No creo que esa sea una política del gobierno español, pero la realidad es que lo ha hecho el embajador de España en Nicaragua y es conocido allá públicamente", agregó.

El presidente Ortega aseguró que tampoco olvida que "el territorio español fue utilizado para bombardear la residencia del presidente de Libia, Muamar el Gadafi", en referencia a los bombardeos de la aviación estadounidense el 15 de abril de 1986 en los que murió la hija del líder libio.

Esto es "historia reciente, de la época de la democracia, ya no estaba Franco", dijo Ortega, y añadió que España se prestó "solícitamente a la política terrorista de los yankis para bombardear la casa de Gadafi y asesinar niños".

Rey de España abandona plenario

El rey de España Juan Carlos I abandonó hoy el plenario de la Cumbre Iberoamericana molesto y en protesta por los ataques al ex presidente del Gobierno José María Aznar, a su país y a las supuestas acciones de su servicio exterior, dijeron fuentes oficiales.

Juan Carlos I regresó posteriormente a la ceremonia de clausura.

Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Nicaragua, Daniel Ortega, protagonizaron los ataques.

El monarca español dejó el plenario mientras Ortega criticaba el comportamiento de la empresa española Unión Fenosa.

El rey no estuvo presente durante la interpretación del himno chileno, que cerraba los debates.

Antes, Hugo Chávez había atacado a Aznar, acusándole de haber apoyado el golpe de abril de 2002 y de calificarle de nuevo de "fascista".

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, reprochó a Chávez sus ataques a Aznar, a lo que respondió el presidente venezolano apelando a su derecho a opinar, momento en el que Juan Carlos I le espetó: "¿Por qué no te callas?"