Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Pese a que la cantidad de quejas que la Inspectoría Judicial del Complejo Judicial Nejapa recibe en contra del nuevo Modelo de Gestión de Despacho Judicial ha disminuido notablemente en los últimos días, la retardación de justicia y la multiplicidad de jefes en cada oficina siguen siendo el “talón de Aquiles” del sistema.

El doctor Gerardo Escorcia explicó que desde abril está esperando que el Juez Sexto Civil de Distrito de Managua levante el embargo que existía contra su representada, la Industria Agrícola Integral S. A., “pero el embargo no se ha levantado y ahora nadie es responsable de nada”, se quejó.

El abogado no se explica por qué la autoridad judicial no ha proveído el levantamiento del embargo, si su contraparte ni siquiera apeló el fallo donde se declaró la nulidad de la retención, lo que corroboró mediante el sistema de autoconsulta computarizada.

Escorcia reconoció que el problema es la falta de personal, “porque antes cada uno de los seis juzgados tenía cuatro secretarios, pero ahora creo que no suman ni 20 en el pull”.

La inspectora judicial Sara Jazmín Madrigal explicó que desde que la Corte Suprema de Justicia les encomendó la tarea de recibir y dar respuesta a las quejas de los litigantes, éstas han disminuido en número pasando de un promedio de 70 diarias a 54, pero los reclamos persisten.

“Estamos tratando de dar respuesta en la medida de las posibilidades”, destacó Madrigal, al explicar que los abogados no llegan con una sola queja sino con dos, por lo que la respuesta en algunos casos no es inmediata.

Además, hay que tomar en cuenta que la Inspectoría Judicial sólo cuenta con seis funcionarios, aparte de la coordinadora, para atender a todos los abogados que se quejan, dijo.

Sin embargo, existe un 18.51 por ciento de reclamantes, es decir, diez personas que sí obtienen respuesta a lo inmediato, como cuando por ejemplo quieren ver un expediente que está en trámite.