•  |
  •  |
  • END

El rescate de 15 rehenes de la guerrilla de las FARC en Colombia este miércoles, se produjo en una operación militar incruenta bautizada ‘Jaque’, en la que el Ejército consiguió engañar a la guerrilla de las FARC e infiltró la cúpula de ese grupo, según el ministerio de Defensa.

En la operación fueron rescatados, entre otros, la ex candidata presidencial colombo-francesa Ingrid Betancourt y tres estadounidenses.

Según el ministro de defensa colombiano, Juan Manuel Santos, un hombre infiltrado por las Fuerzas Armadas consiguió que las FARC concentrara a los rehenes -que estaban divididos en tres grupos- en un sitio donde los recogió un helicóptero para trasladarlos a otra zona.

“Esta es una operación sin precedentes que pasará a la historia por su audacia”, dijo el ministro al anunciar a periodistas el rescate.

De acuerdo con los detalles suministrados por Santos, los servicios de inteligencia del Ejército lograron infiltrar al menos a uno de sus hombres en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC, marxistas), la guerrilla más antigua y militarmente poderosa de las que combaten en el país.

Se trató de “una operación en la que se logró infiltrar la primera cuadrilla de las FARC, la misma que ha mantenido durante los últimos años a un grupo numeroso de secuestrados en su poder”, explicó.

Santos aseguró que Betancourt, los estadounidenses Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell y los 11 militares colombianos, algunos de ellos con más de diez años de secuestro, se encuentran “sanos y salvos”.

Apoyo de Estados Unidos

En tanto, en Washington fuentes del Pentágono citadas por la cadena radial CBS dijeron que Estados Unidos colaboró ‘’con cierta’’ ayuda de inteligencia en la operación, de la cual parecieron conocer anticipadamente también el gobierno de Washington y algunos miembros del Congreso, así como la corporación Northrop Grumman, uno de los mayores fabricantes de armas del mundo para la cual trabajaban los tres estadounidenses liberados.

Aunque muchos felicitaron al presidente colombiano Álvaro Uribe, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ni siquiera hizo una referencia genérica al gobierno colombiano.

Pelosi, quien ha congelado el proceso de ratificación del tratado bilateral de libre comercio con Colombia y ha señalado a las autoridades colombianas como violadoras de los derechos humanos, dijo que ‘’la noticia de liberación de los tres estadounidenses y sus compañeros de cautiverio es la respuesta a las esperanzas y oraciones de muchos’’.

Su parquedad contrasta con las palabras del candidato presidencial de su partido. Obama, quien dijo que apoya a la ‘’estrategia sostenida de Colombia de no dar concesiones a las FARC’’ y señaló que hará ‘’todo lo que pueda para garantizar el éxito de esfuerzos futuros para liberar a los rehenes de FARC y derrotar a la organización terrorista’’.

McCain supo de antemano el operativo

John McCain, rival republicano de Obama, dijo que el martes por la noche Uribe le informó durante su visita a Cartagena, Colombia, que la operación iba a realizarse el miércoles, y que al saber ahora el resultado exitoso no podía sino decir que era ‘’una gran noticia’’.

‘’De manera que felicito al presidente Uribe, a las fuerzas armadas y la nación de Colombia’’, afirmó McCain, quien viajó a Colombia para darle seguridades a Uribe de que Estados Unidos seguirá apoyándolo si McCain ganara la presidencia en noviembre. ‘’Estoy complacido con el éxito de esta operación de alto riesgo’’.

Infiltrado fue clave

Betancourt había sido secuestrada por las FARC el 23 de febrero de 2002, en tanto que los estadounidenses habían caído en poder del grupo un año después, cuando el avión en que realizaban operaciones antidrogas en el sur del país se accidentó.

Por su parte, el ministro de Defensa de Colombia, Santos, reveló que el infiltrado logró convencer a los insurgentes de un traslado de lugar de 15 rehenes que hacían parte de un grupo de 39 que las FARC propone canjear por unos 500 rebeldes presos, incluidos tres detenidos en Estados Unidos.

“Como los secuestrados estaban divididos en tres grupos, se logró que se reunieran en un sólo sitio y luego que se facilitara su traslado al sur del país para que supuestamente pasaran directamente a órdenes de Alfonso Cano”, el nuevo líder del grupo guerrillero, indicó.

Santos aseguró además que “a través de diferentes procedimientos se logró también infiltrar al Secretariado”, el mando central de siete miembros de las FARC, pero no dio detalles al respecto.

“Se coordinó para que los secuestrados fueran recogidos en un sitio predeterminado por un helicóptero de una organización ficticia. Se coordinó también que el propio alias “César” y otro miembro de su estado mayor viajaran personalmente con los secuestrados para entregárselos a Alfonso Cano”, agregó.

“El helicóptero, que en realidad era del Ejército nacional, y tripulado por personal altamente calificado de nuestra inteligencia, recogió a los secuestrados en inmediaciones del departamento del Guaviare (sureste) hace unos minutos, y están volando libres, sanos y salvos a (la ciudad de) San José de Guaviare”, concluyó Santos al explicar la operación.