•  |
  •  |
  • END

Comprar medicamentos genéricos es la única opción que queda a los consumidores a quienes el Sistema de Salud les niega el derecho a medicinas. Esto lo sabe bien el Dr. Alberto Lacayo, presidente de la Asociación de Farmacias Unidas de Nicaragua, AFUN.

Para Lacayo, la medida adoptada por el Ministerio de Fomento y Comercio de congelar el precio de los genéricos durante los próximos nueve meses “fue acertada”, porque el costo de estos medicamentos es bastante más económico que el de los que comúnmente recetan los médicos.

“Precisamente por su alto costo para muchas familias son inaccesibles o abandonan los tratamientos en cuanto los síntomas desaparecen, poniendo en riesgo el curso de la enfermedad.

“Desde hace varios años se ha promocionado del consumo de fármacos o medicamentos genéricos como una opción para el abaratamiento de costos”, dijo Lacayo.

Un medicamento genérico es una medicina vendida sin el rótulo de una marca comercial, y tiene un principio activo similar, forma farmacéutica y composición que un equivalente de marca.

Puede reconocerse porque en el envase del medicamento figura el nombre de la sustancia de la que está hecho (principio activo, en la nomenclatura DCI) seguido del nombre del laboratorio fabricante. En España, además, se agregan las siglas EFG (Especialidad Farmacéutica Genérica).

Un medicamento genérico puede ser elaborado una vez vencida la patente del de marca, siempre que reúna todas las condiciones de calidad y bioequivalencia requeridas por la OMS-OPS.

Gran paso en país empobrecido
“Creo que es un paso adelante que se ha dado en un país tan pobre como el nuestro, los genéricos son productos de calidad y se pueden adquirir a un precio hasta cuatro veces más favorable que el producto de marca, que es prácticamente inalcanzable para la mayoría de nicaragüenses”, agregó.

Uno de los medicamentos que ejemplifica mejor este ahorro es el Clopidogrel, que evita la formación de coágulos. Un frasco de 14 pastillas de este tratamiento tiene un costo de 801 córdobas, pero el genérico se obtiene por 427 córdobas.

Para Lacayo, el Mific debe poner atención a la disparidad en cuanto a los precios de medicamentos en las diferentes farmacias. Según dijo, un campesino paga un 25 por ciento más por medicinas que en una farmacia en Managua, pese a que todas las farmacias compran a las mismas distribuidoras.

Aquí han excelentes genéricos
“Hasta ahora se toman acciones concretas, las farmacias son el último eslabón de la cadena y salen beneficiados todos, porque el producto genérico del país es de excelente calidad”, indicó
“Hay miles de ejemplos con otros productos, hay una cantidad enorme de laboratorios que fabrican genéricos que son muy competitivos, es una ventaja enorme este paso que ha dado el país”, dijo.

Laboratorios Riestra es uno de los principales abastecedores de tratamientos genéricos en Nicaragua. Su gerente general Leopoldo Riestra, ha manifestado que una alternativa para los pacientes que padecen diversas enfermedades es la compra de medicamentos genéricos, que resultan hasta 2 y 3 veces menos caros que los llamados de marca.

Menciona que los medicamentos genéricos no tienen nada que envidiar a los de marca, y hasta resultan menos costosos.

Antes de fabricarlos, estos laboratorios deben demostrar la equivalencia en los resultados de sus fármacos con el original. Es decir, no se trata de medicamentos de rebaja, sino de productos eficaces que cumplen con todas las garantías, señaló Riestra.

“Existe falta de conciencia de los médicos y los farmacéuticos, ¿por qué van a pagar tanto por un medicamento, si hay otro igual y más barato?”, afirmó.

Expresó que faltan políticas públicas que obliguen a los farmacéuticos a recomendar a las personas todas las opciones que tienen en la compra de medicamentos.