•  |
  •  |
  • END

La franco-colombiana Ingrid Betancourt reencontró ayer jueves a sus hijos que llegaron desde París, horas después del espectacular operativo militar que la liberó a ella y otros 14 rehenes de la guerrilla, y luego convocó a una campaña por la libertad de los demás cautivos de las FARC.

Luego de seis años en la selva colombiana, la ex candidata presidencial no pudo contener las lágrimas en el reencuentro con Melanie y Lorenzo. Los hijos esperaron dentro a Betancourt tomados de la mano, según constató una periodista de la AFP que viajó en el avión especial de la presidencia francesa.

Los recordaba niños
“Estoy muy orgullosa de ellos que lucharon solitos y dieron una batalla hermosísima” por mi libertad, dijo Betancourt tras abrazarlos y recordar que la última vez que los había visto eran apenas unos niños.

En el Airbus A-319 que llevará el viernes a Betancourt a París, viajaba una delegación de 30 personas, entre ellos la hermana de la ex rehén, Astrid Betancourt, el ex esposo de Ingrid, Fabrice Deloye y el canciller francés, Bernard Kouchner.

Mensajes significativos
En un mensaje desde la pista de la base aérea militar de Bogotá, Betancourt llamó a los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez, y de Ecuador, Rafael Correa, a restablecer la “confianza con el presidente (colombiano Alvaro) Uribe”.

Pidió además que junto a otros gobernantes de América Latina, entre los que mencionó a la argentina Cristina Kirchner, “ayuden a la liberación de los secuestrados, no a fortalecer la guerra en Colombia”.

Chávez reaccionó felicitando a Colombia y declarando su disposición para ayudar hasta que se libere el último rehén; mientras el gobierno de Correa advirtió que no restablecerá las relaciones diplomáticas con Colombia.

El canciller Kouchner agradeció a Uribe y al pueblo colombiano su “lucha por la liberación” de los rehenes en poder de las FARC, y dijo que París continuará apoyando los esfuerzos por unos 24 rehenes que siguen en poder de los rebeldes.

“Es un milagro, un momento mágico, verla rodeada por su familia, esto no nos impide pensar que otros todavía están secuestrados”, resaltó.

La ex rehén pasó la primera noche en casa de su madre en Bogotá, relatando detalles de su secuestro. “Nos enfrascamos en una larga conversación donde nos narró los detalles de su triste cautiverio. Ella quiso desayunar con naranjas, tenía ese antojo”, señaló su esposo Juan Carlos Lecompte a la AFP.

En la tumba de su padre
Además visitó la tumba de su padre que falleció un mes después de haber sido secuestrada, y posteriormente celebró con champaña la libertad junto con sus seres queridos en la residencia de su madre, Yolanda Pulecio, quien se declaró “absolutamente feliz”, tras haberse opuesto a que Ingrid fuera rescatada.

EU “cooperó”

Aunque el embajador de Washington en Bogotá, William Brownfield, sostuvo que su país cooperó en “aspectos técnicos”, Santos aseguró que la operación fue “ciento por ciento colombiana”. “Esta fue una operación concebida por los colombianos y ejecutada por los colombianos con nuestro completo apoyo”, secundó la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino.

El subsecretario de Estado Thomas Shanon, por su lado, pese a que dijo no poder hablar de los detalles de la operación, reconoció el “apoyo en aspectos operativos”.

Uribe, por su parte, llamó a la mayor guerrilla del país a hacer la paz y liberar a los demás rehenes. “La única factura que queremos pasar es la invitación a las FARC para que hagan la paz. Hemos mantenido siempre la disposición”, dijo.

La alegría de los colombianos por el rescate de los quince rehenes alcanzó hasta a la cantante Shakira, quien desde Los Ángeles reaccionó manifestando que “Colombia hoy se pone de pie y mira con esperanza el futuro de paz que se acerca”.