• |
  • |
  • END

El nombre del ex diputado y ex edil del municipio de San Juan del Sur, Gerardo Miranda, volvió a relucir en los conflictos de propiedad, y en esta ocasión en el caso del Hotel “Barlovento”, donde Miranda hizo “donaciones” cuando se desempeñó como alcalde de este municipio, y que ahora han ocasionado un gran lío, ya que eran áreas privadas.

Como se recordará, Enrique Pereira, Presidente de Sovipe, que es la sociedad con acciones mayoritarias del hotel, reveló que los propietarios del hotel Pelican Eyes, ubicado también en San Juan del Sur, trataron de tomarse media manzana del Barlovento a la fuerza y sin documentos legales, por lo que al final la Policía de Rivas les dio la razón y los apoyó para que recuperaran el área que les habían usurpado.

A partir de esta situación, los socios del Barlovento iniciaron a investigar lo que estaba sucediendo, y fue así que dieron con el actuar de Miranda, ya que éste donó en su administración varios lotes aledaños al Barlovento, y áreas del mismo hotel, sin tomar en cuenta que eran terrenos privados, y que por ende hoy están siendo reclamados por sus verdaderos dueños, al igual que por los socios del Pelican Eyes, quienes adquirieron parte de sus propiedades al comprarlas a los beneficiados por las donaciones de Miranda, y las cuales fueron ratificadas por el alcalde siguiente, en este caso Abelardo Núñez.

Donaciones fueron revocadas

Uno de los socios minoritarios del Barlovento, es el doctor Rubén Canizalez, y aseguró que además de estar siendo perjudicado como socio del hotel, también lo es de manera personal, “ya que el señor Crhis Berry, Gerente del Pelican Eyes, se me apoderó de una propiedad de 1,725.22 varas cuadradas que está detrás del Barlovento”.

Dicha propiedad la adquirió Canizalez, mediante compra que se efectuó en 1972, ante el notario César Mebreño Navarro, y en la cual Francisco Sandino aparece como vendedor del lote por la suma de un mil córdobas, según consta en la escritura pública número doce. La propiedad fue inscrita en el Registro Público de Rivas, con número registral 617, tomo 158, folio 34, asiento 27.

Sin embargo, para sorpresa de Canizalez, Miranda realizó una “donación” de tres manzanas con 9,733 metros cuadrados a favor de Pablo Palacios Alvarado, y el área donada abarca el lote de Canizalez, y el lío se complica aún más cuando Palacios Alvarado, quien en su momento alegó también ser beneficiario de un título de Reforma Agraria, vendió la donación al Pelican Eyes.

No había tal título agrario

No obstante, en un certificado emitido en 1999 por la Oficina de Titulación Rural (OTR), se detalla que Palacios Alvarado no ha sido favorecido con títulos agrarios, y, por su parte, el registrador público de Rivas, Pedro Muñoz, emitió una libertad de gravamen con fecha del 30 de mayo de 2007, en la que reconoce la inscripción de la propiedad a nombre de Canizalez.

Según éste, el despojo se dio cuando él se encontraba en Estados Unidos, país al cual emigró en 1980, “y en uno de mis viajes, realizado hace tres años, me enteré de que Miranda había donado mi terreno y que luego el beneficiario lo vendió a Berry”, explicó Canizalez, quien regresó a Nicaragua para quedarse, recuperar su lote y defender el Hotel Barlovento.