•  |
  •  |
  • END

Arelys Cano, presidenta de la Asociación de Personas que Conviven con VIH-Sida, Asonvisida, negó ayer que las organizaciones que trabajan por hacer cumplir los derechos y por garantizar el tratamiento a las personas portadoras del virus del Sida, utilicen como modus vivendi la conformación de dichas organizaciones, tal y como lo afirmó Rosario Murillo, primera dama de la República.

Murillo, quien también es secretaria del Consejo de Comunicación, durante un discurso dirigido a jóvenes miembros de los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, afirmó que el ministro de Salud, Guillermo González, le confió que “hay gente que tiene Sida y hay gente que vive del Sida”.

Sin embargo, Cano le recordó a González que él mismo vive del Sida “al cobrar miles de dólares en consultorías realizadas a los mismos organismos que ahora critica”.

“Que recuerde el ministro González que se benefició del Sida y que se ha ganado miles y miles de dólares en consultorías, y se le pagó por hacer un plan estratégico de país y para eso cobró, y en dólares”, expresó la activista por los derechos de las personas que viven con VIH-Sida.

Durante su discurso, Murillo arremetió nuevamente contra las Organizaciones No Gubernamentales, ONG: “Alrededor de los programas de atención del VIH-Sida, hay gente que tiene Sida y hay gente que vive del Sida”, dijo Murillo, para luego calificar de “sabias” las palabras de González.

“No sé como interpretan ellos (el gobierno) eso del vivir del Sida, y es cierto que la ayuda que conseguimos las personas que vivimos con VIH es de la cooperación internacional, pero es porque el gobierno, a través del Minsa, no tiene la capacidad para suplirnos ese tratamiento”, expresó Cano.

Indicó que el Minsa no tiene la capacidad, y duda mucho que la tendrá durante el actual período, de abastecer del 85 por ciento del tratamiento antirretroviral que suple la cooperación internacional. El otro 15 por ciento proviene del gobierno y del bolsillo de los mismos pacientes.

“El gobierno tendría que asumir lo que da la cooperación, el Minsa no tiene la capacidad de cubrirlo, el 85 por ciento del tratamiento lo da la cooperación, el Minsa no tiene la capacidad para suplir, sí es cierto que nos beneficiamos de la cooperación, porque el gobierno no asume su responsabilidad como la manda la Ley 238”, agregó.

Para Cano, el titular de Salud y la Primera Dama tienen “una percepción errada”, porque “de ninguna manera nos beneficiamos, si quieren conocer a fondo la situación que visiten nuestra organización, les invitamos”.

La cuestión no para ahí. Cano dijo que las organizaciones “tenemos garantías que sí el ministro se ha beneficiado y se le pagó por hacer un plan estratégico, y se le han pagado consultorías y ahí están las pruebas”.