•  |
  •  |
  • END

RIVAS
El paro escalonado que trabajadores del complejo judicial de Rivas vienen realizando desde el primero de julio y que extendieron a los juzgados de Masaya y Granada, pasará de dos a tres horas a partir del próximo lunes, ya que así lo hizo saber Francisco Pablo Madriz Bendaña, secretario general del Sindicato de la Federación de Trabajadores Judiciales de Sur Oriente (Fetrajuso).

Como se recordará, el paro provocó un “choque” el jueves entre los trabajadores afiliados a Fetrajuso, que impedían el ingreso al complejo judicial a cuatro jueces de Distrito que a la fuerza penetraron al local, tras dejar a tres lesionadas en su camino.

Juzgado quedó sin Secretaria de Actuaciones
Producto del enfrentamiento, el Juzgado de Distrito Penal de Audiencias quedó ayer sin sus dos Secretarias de Actuaciones, ya que María Elena Castro Jiménez y Leyla Linnette Cano, fueron enviadas a descansar vía subsidio, después de ser examinadas por los médicos de la Clínica Médica Previsional del Hospital de Rivas, lugar donde aún permanece internada la otra lesionada de nombre María Elena Collado Noguera, quien labora en el Registro Público.

Ayer, los jueces en una conferencia de prensa mostraron su oposición al paro y hasta lo declararon ilegal, tras enseñar un acta emitida por el delegado del Mitrab de Rivas, Martín Santana, quien detalló que no es competente para aprobar o desaprobar el paro que se originó a raíz de que el juez del Distrito Penal de Audiencias, Diógenes Dávila, emitió un memorándum a su secretaria María Elena Castro Jiménez, trasladándola al Juzgado de Distrito Penal de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaría.

Dávila expresó que el paro está perjudicando a uno de los juzgados más importantes de Nicaragua por tener relevancia nacional e internacional, ya que se ventilan casos de droga y homicidios, entre otros delitos.

Indicó que una de las causales del traslado de la secretaria, es que en agosto del año pasado no envió en tiempo y forma un expediente al Distrito Penal de Juicio, en el que se procesaba a un sujeto por violación.