•  |
  •  |
  • END

Bluefields / RAAS
Los fuertes aguaceros desatados por las ondas tropicales 9 y 10 provocaron la muerte de dos personas, y severas pérdidas en varias comarcas de la Región Autónoma Sur (RAAS).

Una comisión de Defensa Civil, acompañada de periodistas costeños, visitó el sábado la cuenca del río Wawashang y constató que el temporal que se prolongó por una semana dejó graves daños.

La señora Clementina Jirón Martínez reportó la muerte de su marido Felipe
Mejía Arceda, de 30 años. La ahora viuda relata que el lunes 30 de junio su
cónyuge desapareció cuando intentaba cruzar el río Karapó, en la comunidad
Nueva Esperanza, municipio de Laguna de Perlas, y su cadáver fue encontrado
hasta el martes 2 de julio.

En tanto, el alcalde de la Desembocadura de Río Grande de Matagalpa,
Leslie Downs, informó que una niña de 10 años a la que sólo se le conoce
el apellido (Martin), se ahogó cuando fue arrastrada por la corriente.

Downs dijo que cuatro comunidades fueron perjudicadas por el vendaval.

Sorteando las fuertes corrientes del río Wawashang, una panga de la
Fuerza Naval llegó a la comunidad de Pueblo Nuevo, donde la imagen de unos niños que recolectaban frutas silvestres de un árbol sumergido a la mitad, ilustraba la desesperación de los damnificados por un poco de alimento para paliar el hambre.

En Pueblo Nuevo se comprobó que se activaron cuatro albergues en los que están alojadas 29 familias, que suman 159 adultos, ancianos, mujeres y niños. La dirigente comunal, Luisa Martínez, informó que cuatro casas fueron destruidas, 29 viviendas están anegadas, nueve pozos rebasados y 11 letrinas desbordadas.

Posteriormente Defensa Civil se dirigió a la comunidad de Sawawás, y en el trayecto
se observaron grandes extensiones de cultivos de plátanos, yuca y maíz, destruidos por las corrientes.

El líder de Sawawás, Jaime Álvarez, informó que 43 familias que suman 129
personas fueron evacuadas. “Tenemos 42 casas inundadas, 2 pozos contaminados
y dos letrinas rebasadas”, dijo.

A partir de la comarca El Cedro no se puede seguir navegando hacia la parte de arriba del río, por la gran cantidad de árboles y maleza que están caídos. “De modo que las comunidades de Manucreek, El Camarón, El Castaño, La Tortuga, Mahagany y Pisutigni, están aisladas”, explicó el jefe de la Defensa Civil en la RAAS, teniente coronel Reinaldo Carrión.

Incertidumbre
La lejanía y las dificultades de transporte y comunicación impedían evaluar la situación en otras zonas de la RAAS, pero el promotor del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Miguel Moreno, informó que en la Cruz de Río Grande un mil 746 personas aproximadamente, de 13 comunidades, fueron perjudicadas por las inundaciones que dañaron varios cultivos, entre los que se cuentan 233 manzanas de maíz, 363 manzanas de arroz, 115 manzanas de yuca y 470 manzanas de bananos y plátanos.

Por su parte, el concejal de El Tortuguero, Esteban Quezada, dijo que en ese municipio hay graves daños pero no se han podido cuantificar. En tanto, el activista de la Defensa Civil de Kukra Hill, Adán Cardoza, afirmó que ese municipio volvió a la normalidad. Las personas que habían sido evacuadas regresaron a sus casas y se restableció el tránsito vehicular con El Rama.

Necesidades
El alcalde de Laguna de Perlas, George Howard, y el jefe de la Defensa
Civil en la RAAS, teniente coronel Reinaldo Carrión, se presentaron ante
el plenario del Consejo Regional para solicitar asistencia humanitaria para los damnificados.

Carrión dijo que se necesita comida, medicinas, agua y combustible para
asistir a las personas necesitadas. También pidió el refuerzo de brigadas médicas ante un inminente brote de enfermedades tales como la diarrea,
enfermedades respiratorias, dengue y malaria.

Sin embargo, el Consejo Regional de la RAAS, que sesionó entre el viernes y
sábado, fue incapaz de analizar la situación decretar estado de emergencia.