•  |
  •  |
  • END

RIVAS
Aunque parezca extraño, después de seis meses y diez días de la ruidosa y criticada liberación del mexicano-americano, Eric Stanley Volz, el procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, se interesó en investigar en qué condiciones se dio la libertad del hombre que en primera instancia fue condenado por matar a su novia, una joven del municipio de San Juan del Sur.

El interés del Procurador por indagar el caso fue tal, que el pasado 30 de junio ordenó enviar un vehículo hasta la ciudad Rivas para llevar a Managua a doña Mercedes Alvarado, madre de Doris Ivania Jiménez Alvarado, la joven violada y asesinada atrozmente en pleno día y en el centro de San Juan del Sur, en un hecho que estremeció al país el 21 de noviembre de 2006.

Doña Mercedes relató a EL NUEVO DIARIO que hasta su establecimiento, que tiene en el mercado de Rivas, llegó el vehículo enviado por Cabezas, y al llegar a las oficinas de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, se reunió con el Procurador y cinco funcionarios más que la interrogaron sobre del crimen de su hija y la libertad de su supuesto asesino.

“El señor Cabezas me preguntó que a quién responsabilizaba por la libertad de Eric Volz. Yo les conteste que al presidente Daniel Ortega, a la ministra de Gobernación y a los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Granada Roberto Rodríguez y Alejandro Estrada, ya que ellos fueron los que sacaron de la cárcel del asesino de mi hija y hasta lo fueron a dejar en un vehículo de Gobernación al aeropuerto para que saliera a los Estados Unidos el 21 de diciembre de 2007”, comentó Alvarado.


Entrevista de dos horas
La conversación con Cabezas y el resto de funcionarios duró más de dos horas, y ante ellos doña Mercedes se quejó de los resultados de las pruebas emitidas por el perito policial Noel Martín Corea, quien en el juicio contra Volz y Julio Martín Chamorro, que fueron los acusados, confesó ante la juez que se había equivocado en el informe sobre análisis de muestras que se obtuvieron en la escena del crimen.

Les comentó todo lo que la juez rechazó y “el manoseo” de las pruebas que pudo dejar claro quiénes acabaron con la vida de su hija. “Le recordé que el oficial hasta dijo que se había equivocado en los resultados de las muestras sanguíneas practicadas a Volz”, relató.

Después de brindar otros detalles, doña Mercedes se despidió de Cabezas y éste, según ella, le manifestó que se preocupará para que se investigue a fondo la libertad de Volz, y posteriormente ordenó que la trasladaran nuevamente a Rivas.


Los 21 de Volz
Volz y Julio Martín Chamorro, este último originario de San Juan del Sur, fueron condenados el 21 de febrero de 2007 en primera instancia a 30 años, tras ser declarados culpables por el crimen atroz que se cometió el 21 de noviembre de 2006 en contra de Doris Ivania.

No obstante, el 21 de diciembre de 2007, sucedió lo que muchos sospechaban de la justicia nicaragüense. Ese día los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Granada, Roberto Rodríguez y Alejandro Estrada, entregaron a Volz su orden de libertad, luego que ellos mismos revocaron el 14 de diciembre la sentencia emitida en primera instancia y dejaron solo con la eterna condena a Chamorro López.