•  |
  •  |
  • END

Comprar menos productos de la canasta básica y hasta dejar de comprar algunos de ellos es la situación a la que se ven obligados enfrentar miles de nicaragüenses que visitan los mercados para abastecerse de alimentos, pues con el constante incremento en los precios de éstos y la falta de la capacidad adquisitiva, el acceso a los mismos es cada vez menos.

“Hace unos tres meses llevaba completa mi provisión de un mes. Compraba entre 500 y 700 córdobas, y ahora he dejado de comprar algunas cosas y comprar menos para poder ajustar los reales”, dijo Rosario Rosales, pobladora del barrio Carlos Núñez, anexo de Villa Venezuela, mientras compraba granos básicos en la Miscelánea Marisol, en el mercado “Iván Montenegro”.

Doña Rosario explica que en su casa habitan cuatro infantes y cuatro personas adultas, y con el salario “derretido” que gana su esposo, ahora lo que queda es “comer menos y comprar menos. Así como le suben a los precios (de los productos), el gobierno también debe de buscar la forma cómo subirle los salarios a los trabajadores”, demandó Rosales.

Alimentos básicos más caros
Y es que según datos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), hasta mayo pasado el costo de la canasta básica en la ciudad, compuesta por 53 productos, era de 8,330 córdobas con ocho centavos, sin embargo, en un recorrido que hizo END en varios centros de compras, constató que algunos alimentos básicos como la libra de arroz, de frijoles o de azúcar han experimentado, desde esa fecha hasta ayer, un incremento de por lo menos el 17 por ciento.

Por ejemplo, el costo de la libra de frijol --que en mayo se encontró en los centros de compra hasta en 14 córdobas--, ahora ese precio ha aumentado a 16 córdobas. El arroz con calidad 80 por ciento entero que costaba unos 8 córdobas con 50 centavos, ahora cuesta entre 10 y 11 córdobas; mientras que el azúcar ha sufrido un aumento leve de unos 50 centavos por libra, pues según los comerciantes, en mayo era de cinco córdobas, pero ahora es de cinco córdobas con 50 centavos.

Perecederos y carnes no escapan a ola alcista
En los perecederos, la libra de cebolla blanca ha incrementado un 66.66 por ciento, ya que en mayo se cotizaba a nueve córdobas, pero ayer su precio era de 15 córdobas. “Todo ha subido hermano, el tomate, la chiltoma, el ayote, los plátanos y la papa que está carísima”, dijo Rolando Mejía, un comerciante del mercado “Iván Montenegro”, quien también se quejó porque la gente ahora compra menos, confirmando así lo dicho por doña Rosario.

“La libra de pollo vale 20 córdobas, pero ahora nos avisaron que mañana (hoy) va a subir dos pesos más, y no sabemos si los huevos y demás cosas van a estar más caros”, comentó otra comerciante del mismo mercado.

Algunas de las causas por el encarecimiento de los productos de la canasta básica, es que los precios de los combustibles están cada vez más elevados, y por eso trasladar la carga a los distribuidores les resulta más caro, por lo que tienen que pasar ese incremento al producto. Pero la situación económica no podría ser peor, pues este fin de semana, Chakib Khelil, jefe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), dijo que era poco probable que los precios del petróleo descendieran, pues existe una fuerte demanda en el mercado de China e India, a lo que se le suma la debilidad que ha demostrado la moneda norteamericana (el dólar), la incidencia geopolítica y otros factores detrás de la alza de los precios.

Vale recordar que el jueves pasado, el barril de petróleo West Texas Intermediaite (WTI), que es el de referencia para Nicaragua, registró un nuevo récord al alcanzar los 145 dólares con 85 centavos.


Tortillas más pequeñas
El aumento en el precio de los productos de la canasta básica impacta fuertemente en lo consumidores, pues en el caso de las comerciantes que venden tortillas reducen el volumen de ese producto para evitar subir el precio, mientras que quienes venden comida, no tienen otra opción que incrementar su costo.

Reyna García, originaria del municipio de Rosita, en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), emigró de ese lugar hasta Managua y se instaló en el mercado “Iván Montenegro” para vender tortillas desde hace más de seis meses. Ella explica que la situación económica sólo les da para compra el “pan de cada día”.

“El quintal de maíz vale 375 córdobas y el tanque de gas (de 25 libras) ahora vale más de 280 córdobas, y si es la leña también sube”, dijo doña Reyna, quien explicó que las comerciantes que venden tortillas se ven obligadas a reducir el tamaño, porque de lo contrario la venta es menor.

“Y no hallo ni qué hacer. La leña vale tres pesos el manojito del tamaño de mi dedo, y el gas vale casi 300 córdobas, entonces estoy cocinando con carbón, pero ahora también está más caro, porque compro cuatro bolsitas diario a 20 córdobas, me sale por los 80 córdobas diarios, ¡sólo en carbón!”, relató doña Luisa Briceño, vendedora de comida.

Ante esa situación, agregó que se ha visto obligada a vender más caro el plato de comida. “A inicios del año pasado un plato (de comida) valía 20 córdobas, y ahora le tengo que dar a 35, porque ya no me da, ya no lo puedo dar más barato”, dijo doña Luisa, quien también se quejó que muchos compradores ya no llegan porque la situación financiera ha empeorado.