Melvin Martínez
  •  |
  •  |
  • END

De “torpe expresión” calificó el doctor Guillermo Porras Cortés, lo dicho por la primera dama Rosario Murillo, en torno a que en Nicaragua hay personas “que tienen Sida y otros que “viven del Sida”.

Esa “aparentemente ha sido la respuesta institucional y gubernamental a una serie de denuncias que se han hecho sobre problemas en la atención a las personas viviendo con VIH/Sida”, dijo el doctor Porras, Secretario de la Asociación Nicaragüense de Infectología.


Respuesta a Rosario Murillo
En lo que parece ser una carta-respuesta a la señora Murillo, Porras indica que dichos “problemas surgen por ineficiencias que han llevado a situaciones como en León, en donde se despacharon medicamentos vencidos (tal como ha sido expresado recientemente por los mismos pacientes a la organización Agua Buena)”.

Agregó que en Managua un grupo de personas no recibió su medicamento antirretroviral indicado, y las decisiones de terapia antirretroviral son basadas en aspectos clínicos por retrasos en los resultados de carga viral por parte del nivel central. Igualmente, existe escasez en medicamentos vitales a las personas afectadas por infecciones oportunistas que ponen en riesgo la vida.

El galeno insistió en la ausencia de sensibilidad gubernamental, lo que ha llevado a la desaparición de importantes fármacos que elevan la calidad de vida de los pacientes de VIH/Sida.


¿Dónde están estos medicamentos?
Y pregunta: “¿Dónde está el Darunavir para las personas que estén demostrando falla terapéutica a la terapia antirretroviral?, ¿dónde está el Trimetoprim sulfametoxazol endovenoso para las personas con pneumocistosis?, ¿dónde está el Valganciclovir para las personas que poseen infección por citomegalovirus?”

Además, consulta por el paradero de la Nitazoxanida para las personas que poseen infecciones por coccidias intestinales; por Acetato de megestrol para los que sufren síndrome de desgaste, y por la Rifabutina para quienes poseen coinfección de VIH con tuberculosis.

“¿Dónde está el Interferón Pegilado para las personas que poseen infección por virus B y C de la hepatitis?; ¿dónde está el Voriconazol para las personas con aspergilosis?; ¿dónde está la Caspofungina para las personas con candidiasis resistente? Ya no mencionemos las deficiencias en pruebas diagnósticas de laboratorio, como biomarcadores o pruebas microbiológicas”, precisa.


Bien lo de genéricos, pero…
El doctor Porras manifiesta estar completamente de acuerdo conque deben prescribirse los fármacos en genérico, “aunque sea finalmente infructuoso si no existe la disponibilidad institucional del medicamento”.

“Debemos reconocer la labor vital que realizan la Dirección y los trabajadores de la Salud de Infectología y Epidemiología del Hospital ‘Roberto Calderón’, sin embargo, dicha labor no se optimiza por las situaciones antes descritas, y que son responsabilidad del componente de VIH/Sida del Minsa y del propio nivel central”, señala.

El infectólogo señala que una respuesta adecuada de manera institucional o gubernamental al problema, pasaría por reunir a las personas relacionadas con el tópico y establecer cuál es la realidad del asunto, buscando cómo resolver las deficiencias. “Se debe procurar siempre el bienestar de las personas que viven con VIH/Sida, y no ‘atacarlas’ como parece ser el lineamiento actual”, plantea.

“¿Será que las altas autoridades del Ministerio de Salud no reciben la información real y los mantienen desinformados, o realmente pretenden desinformar tratando de encubrir las deficiencias ya planteadas?”, es otra de las tantas interrogantes planteadas por el doctor Porras Cortés.