Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

El domingo 2 de julio de 2006, la muerte se encontró con Herty Lewites, candidato presidencial y líder del Movimiento Renovador Sandinista. La explicación oficial es que fue a causa de un paro cardíaco, pero su hermano Saúl Lewites cree lo contrario, y un guarda de seguridad de la casa de Lewites, asegura haber visto sangre en un colchón, lo que probaría la existencia de una fuerte hemorragia, como lo informó el hospital en el momento del deceso.

Ayer, Saúl Lewites junto a sus hermanos y sobrinos, presentó ante la Fiscalía de Managua una denuncia para que se investigue a fondo la muerte de Herty. Según Lewites, la denuncia es producto de dos años de investigación que ellos mismos han emprendido tras las incongruencias que según señalan, hay en las explicaciones sobre la muerte del ex candidato presidencial.

Cecilio Matías Joaquín es el guarda de seguridad que estaba en la vivienda de Herty poco antes de que éste muriera. Joaquín reveló que a las nueve de la mañana que llevaron a Herty del hospital, lucía sano y hasta bromeaba.

Pero después de la una de la tarde, según Joaquín, notó que algo raro sucedía en la casa y preguntó a una empleada qué pasaba, a lo que le respondió que Herty estaba muy mal. Nada más.

A eso de la una de la tarde, según el testigo que laboró por 27 meses para Lewites, la mamá de Carmen García, esposa de Lewites, salió posiblemente para su casa, pero una hora después regresó.


“Pidieron que calláramos”

El testigo que revela la posible existencia de una hemorragia previo a la muerte de Herty, aseguró que la empleada sacó un colchón lleno de sangre, y que después le ordenaron que no dijera nada de lo sucedido, que ellas resolverían la situación.

“La señora le dijo (a la empleada) que lavara el colchón y yo me ofrecí a ayudarle, estaba el colchón lleno de sangre, lo estuvimos lavando y yo le dije: ‘A la púchica, hay mucha sangre’. Sí, pero doña Carmen me dijo que lo lavara”, dice Joaquín que le respondió la empleada.

Más allá de esta posible prueba, Saúl Lewites reclama por qué si el ex candidato presidencial estaba tan mal, no llamaron a ningún familiar. Según Lewites, uno de sus hermanos vive a tres minutos de la casa de Herty y un sobrino a 20 metros.

Por otro lado, según Saúl, la familia Lewites se dio cuenta de la muerte de Herty por accidente y cuando él ya estaba en el Hospital Metropolitano Vivian Pellas.


“Llegó muerto”

Saúl Lewites hizo oficialmente la denuncia ante la Fiscalía de Managua y fue atendido por Luden Montenegro, Director Específico del Área Operativa de Managua, quien dijo que seguirán el curso normal de los casos, y que la tardanza en la denuncia no es un problema, porque es una decisión del denunciante.

Lewites relató sus últimos momentos con el cuerpo de Herty en el hospital.

“Yo pedí verlo por última vez y darle un beso en la frente, y no se me permitía, pero los Lewites somos obstinados y conseguí entrar, pude observar que Herty estaba de un lado y con su camiseta y calzoncillo manchados de sangre, y entonces procedí a tocarle su cabeza y besarlo en la frente, pero lo que sentí es que tocaba una piedra, y le dije; hermano, que Dios te acompañe”, relató Lewites.

Pero durante la vela en la funeraria, Lewites cuenta que le informaron que Herty había llegado al hospital con una hemorragia transrectal y en estado de shock, prácticamente muerto. Según Lewites, cuando besó a su hermano no acababa de morir como se lo habían dicho, sino que había fallecido una o dos horas antes.

De acuerdo con Lewites, la denuncia no es en contra de alguien en particular, sino que se investigue el caso con los elementos que según ellos, prueban que posiblemente el ex candidato presidencial no murió de un infarto.


Pudo ser asesinado
Según Lewites, Herty pudo ser asesinado o lo dejaron sin asistencia durante un período crucial, pero es la Fiscalía la que debe resolver el caso.

Intentamos comunicarnos con la viuda de Herty Lewites, Carmen García, pero no fue posible contactarla a su celular número 8870164 o al teléfono de su casa en carretera a Masaya, número 2548219, donde contestó una joven que dijo que ellos alquilaban la vivienda. Tampoco al 8866103.

Extraoficialmente se sabe que García de Lewites está fuera del país.