• |
  • |
  • END

GRANADA

Luego de un juicio oral y público de casi seis horas, fueron declarados culpables dos de los cuatro responsables de la muerte del cambista nandaimeño de 75 años, Matilde Alberto Berroterán Silva, quien fuera asesinado salvajemente el domingo 13 de abril de 2008.

El hecho que estremeció a los habitantes del municipio de Nandaime, se produjo en la finca Santa Fe, en la comarca del mismo nombre, ubicada a tres kilómetros de la carretera principal, e involucró a los hermanos Pedro y Mauricio Pilarte Romero, a Norma del Socorro Alemán, alias “La Culebra”, y a su hijo, Sergio Sandino Alemán.

La abogada del Ministerio Público, Grisela Ortegaray, en su calidad de acusadora, presentó a 15 testigos, cuyas versiones colocaron a los acusados en el lugar de la tragedia. Otras pruebas técnicas demostraron la culpabilidad, que después fue confirmada por un jurado de conciencia integrado por cuatro mujeres y un hombre.

De la parte acusadora desfilaron familiares y vecinos de la víctima, investigadores de la Policía, la médico forense que revisó el cadáver, el señor que a petición de los acusados afiló el cuchillo con un esmeril, y el taxista que, desde Masaya, inocentemente los trasladó a la escena del crimen.

Como parte de las pruebas, Ortegaray también presentó varios objetos y prendas de vestir que ese día utilizaba Berroterán Silva, entre ellos una camisa, un pantalón, un par de zapatos, los cordones que sirvieron para amarrar el cuerpo, un “bolso canguro” donde portaba mil dólares que desaparecieron, unos retazos de tela y varias cadenas con que le sujetaron las manos.


Solicitan pena de 30 años
En concordancia con los agravantes de alevosía y ensañamiento, la abogada solicitó al juez Alcides Muñoz Alemán la pena máxima de 30 años, sin embargo, el defensor Pedro López Illescas pidió la pena mínima, correspondiente a 15 años.


El hecho
El asesinato ocurrió el domingo 13 de abril de 2008, cuando el señor salió a las 6 y media de la mañana de su casa, ubicada en el barrio “Ricardo Morales Avilés”, y se dirigió al mercado municipal de Nandaime, donde permanecía para dedicarse al negocio del cambio de dólares.

Según los testigos, la víctima fue vista por última vez entre las 9 y 10 de la mañana, cuando iba en una bicicleta con Pedro Antonio Pilarte Romero, de 27 años, uno de los cuatro implicados.