Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

El embajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Denis Moncada Colindres, presentó un documento oficial donde el presidente Daniel Ortega expresó que no hay condiciones para un diálogo entre la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno del presidente Álvaro Uribe.

Esto, luego de que los 34 países miembros de la OEA aprobaran el pasado martes una declaración donde instan a las FARC a que liberen de inmediato y sin condiciones a los rehenes, renuncien a la violencia e inicien un diálogo con el Gobierno colombiano.

Al respecto, Ortega manifestó que la declaración “no aporta los elementos necesarios para el establecimiento de un proceso de diálogo y negociación política” para tal fin.


No hay condiciones para la paz
Según el documento del gobierno de Nicaragua, no se proponen procedimientos para lograr “una paz firme y duradera que garantice la vida y la seguridad de todas las personas que vayan incorporándose a la vida política, económica y social del país, y evitar que sean eliminados físicamente durante el proceso”.

El Presidente de la República recomendó un diálogo previo entre las partes, evocando que el conflicto interno desatado por la guerra de los años 80 en Nicaragua, terminó en paz cuando se sentó a dialogar con las fuerzas contrarias.


Pide garantías
para las FARC
“Esta realidad histórica nos motiva a recordar que no se puede pedir el cese de actividades ni un cese al fuego, y mucho menos el desarme unilateral, sin que haya habido previamente un proceso de diálogo y negociación que dé garantías plenas a la vida y a la seguridad de todas las personas liberadas y desmovilizadas”, apuntó, según el comunicado presentado por Moncada Colindres.

Sin embargo, Ortega se puso a la disposición del Gobierno colombiano para mediar en un potencial diálogo y negociación política entre las FARC y dicho gobierno, si así lo estima conveniente el presidente Álvaro Uribe.

Todo con el objetivo de lograr una “paz firme y duradera” en la región, según el documento oficial presentado por el embajador de Nicaragua en la OEA.