• |
  • |
  • END

Nicaragua sigue siendo el último país de la región en cuanto a acceso y calidad en la educación, según el informe de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco. Sin embargo, su representante en nuestro país, Juan Bautista Arríen, dijo que estas cifras son generales, pero en lo particular hemos avanzado.

Según el informe de “Progresos y desafíos de la educación para todos”, los porcentajes de las tasas netas de escolaridad en primaria oscilan entre el 98%, o más, registrado en Argentina, Aruba, Cuba, México, Panamá y Santa Lucía. En el caso de Guatemala y Nicaragua, aumentó en un 10%, reveló el estudio. “Hay que reconocer que en las variables educativas hay aspectos relacionados con el desarrollo de los estudiantes, y los informes de la Unesco están concentrados en datos estadísticos y estándares que no siempre coinciden con los procesos educativos de cada país”, señaló Arríen.

No obstante, afirmó que Nicaragua carga con un déficit y atraso en relación con su población estudiantil. Afirmó que la tasa neta de escolaridad todavía no supera el 80%, es decir, que de cada 100 niños en edad escolar, de seis a doce años, 20 están fuera del sistema.


Gratuidad es un avance
Otro gran avance es la gratuidad en la educación, según el representante de la Unesco, aunque afirmó que esto es un derecho consagrado en nuestra Constitución. Agregó que si comparamos nuestro país con Honduras, Guatemala y El Salvador, en algunos aspectos estamos avanzando, pese a que estamos en último lugar en la región.

“Se tiene que mejorar en repitencia y promoción. En Nicaragua se promociona menos del 60% de la educación primaria. De cien niños que se matriculan en primaria, menos de 60 logran concluir el sexto grado completo. Esa cifra es en la zona urbana, en la rural, la cifra todavía es más baja”, dijo Arríen.

Comentó que la gratuidad ayuda a que el niño ingrese a la escuela, pero el reto está en que permanezca y logre la conclusión de la primaria completa.


Padres: una pieza clave
El representante de la Unesco dijo que para lograr la universalización de la educación primaria se debe contar con maestros capacitados y mejor infraestructura escolar. Un factor importante, destacó, es que las escuelas estén dotadas de material didáctico, ya que esto ayudará a que los pequeños puedan aprender y desarrollar habilidades investigativas.

Arríen expresó que el aporte de los padres es un factor clave para mejorar la enseñanza y la permanencia de los niños en la escuela.

En un estudio que realizó la Unesco a padres que se alfabetizaron con el método ‘Yo sí puedo’, se comprobó que entre los compromisos adquiridos estaba que sus hijos irían a la escuela, pues la educación era un factor muy importante para sus vidas, refirió el especialista.

“Cuando el padre de familia se ha educado y ha comprendido el beneficio para su vida, e incluso para formar un negocio, efectivamente se preocupa por la educación de sus hijos. Si logramos que todos los niños vaya a la escuela, se acabará el analfabetismo y se desarrollará nuestro país”, concluyó el representante de la Unesco.