• |
  • |
  • END

A pocas horas de que se celebre la cuarta ronda de negociación del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea, Nicaragua presentó el documento que sintetiza su posición, en el que se destacan, por la parte política, el rechazo a la Directiva de Retorno, ley migratoria aprobada recientemente por el Parlamento Europeo; y en el ámbito de la cooperación, la conformación del Fondo Común de Crédito Económico Financiero.

La presentación la hizo el vicecanciller Manuel Coronel Kautz, acompañado de José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), miembro de la comisión nacional de consulta para la negociación.

De acuerdo con Coronel, el documento recoge, “un consenso nacional” que servirá posteriormente para obtener un “consenso regional” en Centroamérica.

En el apartado de comercio, el documento establece mejorar las condiciones de acceso de una serie de productos que figuran en la oferta exportable de la región “y que de momento han sido excluidos en los parámetros de aplicación de dicho esquema”.

Según analistas, la misión de los negociadores centroamericanos en la ronda que inicia este lunes 14 de julio, en Bruselas, Bélgica, será consolidar las preferencias del sistema generalizado y que se mejore la cobertura a productos que actualmente no están dentro del libre acceso, como el banano, camarón, algunos textiles y flores. Pero precediendo el capítulo del comercio, el escrito es categórico en el ámbito político y el de cooperación.

Nicaragua manifiesta “su preocupación sobre la situación de los migrantes centroamericanos fuera de la región, particularmente sobre sus derechos humanos y laborales”.

Y añade: “Respaldamos el rechazo a la Iniciativa de Retorno, promulgada recientemente por el parlamento europeo y apoyamos la iniciativa de conformar una Alianza Regional de Protección del Migrante Centroamericano”.

La Directiva de Retorno tuvo un rechazo unánime en América Latina, ya que establece un plazo máximo de 18 meses de retención de los inmigrantes en situación irregular mientras se tramita su repatriación, y que los que sean expulsados no podrán entrar de nuevo en la UE en un período de cinco años.

Coronel dijo que, eventualmente, esta inquietud será planteada en la mesa de negociación, pero descartó un estancamiento del Acuerdo de Asociación por este motivo.


Reconoce la asimetría económica
En cuanto al Fondo Común de Crédito Económico Financiero, Nicaragua enfatizó que beneficiará la inversión productiva y la infraestructura regional.

De nuevo, en el ámbito comercial, Nicaragua demanda que el Acuerdo debe “reconocer claramente las asimetrías existentes entre la Unión Europea y Centroamérica, y establecer un trato especial y diferenciado”.

El Vicecanciller reconoció que “no somos una región integrada”, a pesar de que la Unión Europea solicitó de antemano y en reiteradas ocasiones discutir con un solo negociador que represente al área centroamericana.

Entre otros puntos, el “documento síntesis de posicionamiento nacional”, plantea temas como medidas sanitarias y fitosanitarias, inversiones, servicios y “subrayar la importancia estratégica del recurso agua, excluyéndolo de su posible negociación en el acuerdo, y evitando que se introduzca un carácter comercial en su acceso por parte de la población”.

El Vicecanciller, finalmente, señaló que Panamá participará activamente dentro del grupo de países centroamericanos en la negociación del Acuerdo de Asociación. “Panamá va a integrarse a negociar con Centroamérica”, concluyó.