Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Los pozos contaminados por el desbordamiento de las letrinas y las escuelas sin techos a raíz de la destrucción provocada por el huracán Félix, son algo del pasado para los habitantes de algunas comunidades del Triángulo Minero y Tasba Pri, quienes ahora gozan de agua y de escuelas seguras gracias al apoyo de la Cooperación Suiza (Cosude).

Carmen Pong y Miriam Downs, a cargo de los proyectos de agua y saneamiento y reconstrucción de escuelas, declaró que el trabajo realizado en la zona está beneficiando a un mil 800 niñas y niños en edad escolar y a un total de tres mil quinientas familias que utilizan las escuelas como albergues al momento de un desastre natural.

“Además del trabajo de reconstrucción de letrinas y pozos, mejoramos el sistema de agua potable, con el cual ya contaban, que procede de un arroyo, pero siempre que se dan situaciones de lluvias se rompe y es cuando más se necesita el agua. Entonces se mejoró para evitar que en momentos de crisis queden sin agua”, comentó Miriam Pong, a cargo del proyecto Agua y saneamiento (Aguasan).


Valioso apoyo del MTI
Por su parte, Miriam Downs manifestó que el apoyo del Ministerio de Transporte e Infraestructura fue valioso en cuanto establecieron los diseños para la reestructuración de los techos de las escuelas.

“Las escuelas son en momentos de desastres o crecidas de ríos los refugios de las familias que habitan las zonas, por tanto, ahora se hizo un trabajo completo para dotarlas de techos que no se desprendan con la fuerza del viento. Además, se instalaron letrinas, comedores y bodegas para dar a las personas que las utilicen como centros de albergue, las mínimas condiciones que les permitan superar el trauma que representa el hecho de perderlo todo, porque están en un sitio seguro”, señaló la señora Downs.

De acuerdo con cifras oficiales, el huracán Félix afectó directamente a su paso, en septiembre del año pasado, a 32 mil 359 familias, y destruyó diez mil 145 viviendas.


Lluvias no
afectaron escuelas
En tanto, el ministro de Educación, Miguel De Castilla, afirmó que las recientes lluvias en la Región Autónoma del Atlántico Sur no afectaron la infraestructura escolar y sólo tres edificios sirvieron de albergue para unas mil 500 personas.

La escuela San Jerónimo, en Laguna de Perlas, albergó a 159 personas, en Sawawas a 129 personas, y en El Tortuguero están unas mil 200 personas damnificadas, reportó el titular del Mined.

De Castilla espera que a más tardar el lunes la situación se normalice, para que las familias regresen a sus hogares y se dé inicio al segundo semestre del año escolar. El funcionario expresó que este Ministerio cuenta con 40 millones de córdobas para la reconstrucción de escuelas en todo el país.