• |
  • |
  • END

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, condenó los actos de violencia de parte de un grupo de deudores en contra de las microfinancieras de Nueva Segovia, acciones que consideró “repudiables”, porque además de atentar contra la propiedad privada, ponen en peligro la vida de las personas.

A través de un comunicado hecho público ayer, el Cosep se refirió al caso específico de la microfinanciera Fundenuse, de Ocotal, cuyas instalaciones sufrieron un conato de incendio de parte de los deudores que protestaban fuera de la institución, dejando como resultados seis lesionados entre civiles y policías.

“El Cosep hace un llamado público a las personas involucradas en estos hechos a respetar la propiedad privada y a canalizar sus planteamientos dentro del marco de la ley, y, por consiguiente, a desistir de forma inmediata a continuar realizando e incitando a actos de violencia que generan daños materiales, ponen en peligro la integridad física de ciudadanos nicaragüenses e incrementan el riesgo país, encareciendo de esta manera los recursos financieros”, dice el comunicado de la organización empresarial.

Asimismo, hizo un llamado a que los involucrados respeten y observen los acuerdos suscritos con las microfinancieras, lo cual permitirá reanudar el otorgamiento de créditos, y que se continúe cumpliendo con las obligaciones contractuales de pago asumidas legalmente.

El Cosep también hizo un llamado al presidente Daniel Ortega “para que con sus discursos y acciones, por un lado, promueva la búsqueda de soluciones integrales, y, por el otro, contribuya de manera decidida a desalentar la cultura del no pago”. En su pronunciamiento, la organización ratificó su respaldo a las instituciones de microfinanzas, por el papel determinante que las mismas desarrollan al facilitar financiamiento por el orden aproximado de 240 millones de dólares a más de 350 mil usuarios en el campo y de la ciudad, generando más de 750 mil empleos.

Menciona, además, que dicho financiamiento contribuye a “democratizar” y a “ampliar” en forma importante el crédito hacia sectores de medianos y pequeños productores y comerciantes de nuestro país.

El Cosep también demandó a las autoridades respectivas que mantengan el orden y la seguridad en la zona de conflicto, mientras se normaliza la situación, para asegurar el financiamiento que con urgencia se está demandando para garantizar la siembra de postrera.

INDE también se pronuncia

Por su parte, Alonso Chamorro, presidente del Instituto Nicaragüense de Desarrollo, INDE, dijo ayer que comparte la preocupación del Cosep porque considera que las microfinancieras impulsan el desarrollo económico del país, y que sin ellas los pequeños y medianos agricultores no podrían obtener crédito.

Destacó la importancia de la labor que realizan las microfinancieras en las zonas rurales, donde se registran altos índices de pobreza, situación que puede revertirse con el crédito que brindan dichas instituciones.

Chamorro señaló que las microfinancieras son un soporte necesario para la actividad productiva, y lo que se tiene que hacer es regular sus operaciones par evitar abusos y establecer reglas claras del juego. Las acciones violentas contra las microfinancieras de parte de un grupo de deudores, comenzaron luego de que en recientes discursos, el presidente Daniel Ortega los incitó a ir a protestar frente a las oficinas de las mismas, por considerar que se dedican a la usura.

Según la Asociación de Instituciones de Microfinanzas, Asomif, por las acciones de violencia se han dejado de desembolsar unos 300 millones de dólares en la zona de Nueva Segovia, justo cuando los pequeños productores están a la espera del dinero para iniciar la siembra de postrera.