• |
  • |
  • END

CHICHIGALPA, CHINANDEGA

Cinco taxistas de esta ciudad iniciaron a las 7 de la mañana del jueves, una huelga de hambre indefinida, en protesta contra la decisión del alcalde Wilfredo Rostrán García, quien repartió 110 concesiones sin tomar en cuenta la opinión de los miembros de ese gremio y un estudio de factibilidad acerca de las necesidades del transporte en este territorio.

Debajo de un árbol de laurel, en el costado norte del edificio de la comuna chichigalpina, Yáder Acuña Lacayo, Sara Quiroz Andino, Auxiliadora Palacios Ortega, Xiomara Varela Martínez y Jimmy Mayorga, permanecen sentados en sillas plásticas ingiriendo solamente agua.

El joven Yáder Acuña dijo que está conciente del daño que podría causar la huelga de hambre, pero no les queda otra salida debido a que el alcalde no quiere rectificar.

Según su criterio, Chichigalpa no requiere más unidades de taxis porque es una ciudad pequeña, y perjudicaría sus ingresos diarios.

“Nuestra causa es justa, si el alcalde no echa pie atrás, estamos dispuestos a morir”, expresó el miembro de la Cooperativa “Flor de Caña”.

Por su parte, Sara Quiroz aseguró que la intención del edil es desaparecerlos, porque la competencia sería desigual y no llevarían el sustento a sus familias.

“Si ganábamos para medio comer, con 110 concesiones quedaríamos consumiendo tortilla con sal, y eso es injusto. Con esta huelga defendemos nuestros derechos”, expresó la chichigalpina.

En similares términos se pronunció Auxiliadora Palacios, integrante de la Cooperativa de Taxis de Chichigalpa (Cotachi), quien añadió que los 61 taxistas de esta ciudad continuarán con el paro iniciado hace once días.

Según ella, la disposición del munícipe es ilegal, porque ofreció moratoria por tres años e incumplió, ya que aprobó 40 permisos por año.

Instó al presidente Daniel Ortega a leer varias cartas que dirigentes de taxistas chichigalpinos entregaron cuando éste visitó Chinandega el 15 de julio de 2008.

Xiomara Varela Martínez expresó que la actividad comercial de esta ciudad es generada por el Ingenio San Antonio y la Flor de Caña. Mientras en los barrios y comarcas la pobreza es evidente, lo cual no deja ganancias a los taxistas.

“El edil cree que nos ganamos el montón de plata, sólo nos queda para comer, con las 40 concesiones quebraríamos, él lo sabe muy bien porque es transportista”, dijo.

Jimmy Mayorga instó a Rostrán García y a los concejales a anular la aprobación de las concesiones, de lo contrario están dispuestos a morir.

Otro taxista dijo que el estudio de factibilidad es “arreglado”. Aseguran que la Contraloría les autorizó, “pero ellos no están seguros si aquí hay pasajeros, no tenemos para cancelar los desperfectos de las unidades y los préstamos”, dijeron los representantes de 61 taxistas.


Alcalde denuncia amenazas de muerte
La vivienda y los movimientos del alcalde de Chichigalpa, Wilfredo Rostrán García, son protegidos por miembros de la Policía Nacional ante amenazas de muerte presuntamente vertidas por algunos taxistas.

“El dirigente de taxistas José María Álvarez, vierte amenazas, me han enviado mensajes a mis dos celulares diciendo que si el Concejo y yo no cambiamos la decisión habrá derramamiento de sangre, y me mandan mensajes con emisarios, por eso solicité protección policial”, expresó recientemente el alcalde.

Negó favoritismo a allegados, familiares y concejales con las concesiones que fueron otorgadas a desempleados, entre ellos profesionales y mujeres.

Enfatizó que mantendrá las autorizaciones, y los taxistas tienen derecho a protestar y recurrir a las instancias correspondientes.


Niegan amenazas
José María Álvarez Maradiaga, presidente de la Cooperativa de Taxistas de Chichigalpa (Cotaxichi), negó las amenazas de muerte contra el edil, a quien retó a que revele la identidad de las personas que presuntamente lo han intimidado.