• |
  • |
  • END

La Federación Nicaragüense de Cooperativas de Taxis respaldó la disposición gubernamental de reducir la flota vehicular de taxis en Managua, pero advirtió que la misma debe aplicarse en base a la Ley y no como un castigo o para iniciar una cacería contra los taxistas que adversan las medidas gubernamentales.

Vidal Almendárez, presidente de la Fenicootaxi, recordó que la reducción de la flota vehicular en Managua es un planteamiento histórico de Fenicootaxi, presentado a gobiernos municipales sandinistas, que precisamente fueron los que dispararon la cantidad de taxis los 12 mil por diversas causas, entre las que se destaca el pago político.

“Siempre y cuando se dé un proceso natural” --- según Almendárez---, la Finicootaxi estaría dispuesta a respaldar la medida anunciada recientemente por el Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua, pero advirtió, que la rechazarán si pretenden meter elementos nuevos de agresión al sector selectivo.

Mostró su preocupación porque la autoridad reguladora se ha convertido en un “instrumento de cacería contra el sector taxi” y lamentó que mientras al concesionario legal se le exige, hay piratas que actúan en complacencia con la autoridad que no hace nada para sacarlos de circulación.

El director del Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua ingeniero Francisco Alvarado, presentó como parámetros para reducir la flota vehicular, el vencimiento de los permisos de operaciones y si el vehículo fue utilizado en acciones criminales.


Quitan concesión a “taxis delincuentes”

Almendárez calificó de absurdo el hecho de eliminar las concesiones a los taxistas cuyas unidades fueron utilizados en acciones delictivas y recordó que quienes cometen el delito no son los taxis, sino sus conductores quienes en muchas ocasiones no son los dueños de las concesiones. “No puede ser que el concesionario pague una culpa de otra persona, eso no es constitucional, eso lo quieren manipular y me huele a cacería”, señaló.

En Managua se estima que unos 11 mil taxis están en los expedientes del Irtramma, pero según Almendárez, la cantidad real es de unos 12 mil vehículos sin meter una cantidad no determinada de taxis piratas que trabajan bajo el amparo de las autoridades.

Un aproximado de 12 millones de dólares de más le cuesta al gobierno mantener el combustible con descuento a los 6 mil taxis que pretenden sacar de circulación. Según estimaciones del mismo Irtramma, cada taxi gasta cinco galones de combustible al día, por los 6 mil taxis de más serían al año 900 mil galones de combustible que se ahorra con la reducción de la flota vehicular.