• |
  • |
  • END

Representantes de la Coordinadora Civil y la Federación de Organizaciones No Gubernamentales señalan que el apoyo financiero que nos brindan organizaciones de cooperación de gobiernos europeos y de Estados Unidos podrían estar en peligro debido al abierto apoyo que el presidente Daniel Ortega asiste a grupos armados externos, y la reacción de Colombia contra nuestro mandatario, en la Organización de Estados Americanos.

“Hay acuerdos de organismos de cooperación de gobiernos europeos y de Estados Unidos, los cuales plantean que aquellos países que respalden a grupos armados y terroristas, se les puede retirar la ayuda por lo que corremos un algo riesgo de perder ese apoyo financiero que representa varios millones de dólares”, expresó Georgina Muñoz, representante de la Coordinadora Civil, CC.


Candil de la calle…
Señaló que tenemos una política exterior de Nicaragua poco equilibrada, que debería reflexionar más en los planteamientos hechos desde la Presidencia de la República y la repercusión internacional ante el respaldo a un grupo armado, cuyo objetivo es derrocar a un gobierno legalmente constituido.

“Hay suficientes escenarios problemáticos en el interior del país, como para provocar reacciones tan bruscas en reuniones internacionales. Nuestro gobierno es ‘candil de la calle, oscuridad de su casa’. Primero, nuestro mandatario debería resolver los problemas de su país y después tratar de ver cómo se puede contribuir a relaciones internacionales estables que puedan facilitar la democracia”, expresó la representante de la CC.

Mientras tanto, sospecha que la creación innecesaria de un conflicto con el gobierno colombiano, en un insípido protagonismo internacional del presidente Daniel Ortega, no es más que una pantalla para minimizar verdaderos problemas internos de Nicaragua.


1 año y medio sin ver “adentro”

Por su parte Irving Larios, representante de la Federación de Organismos No Gubernamentales, también consideró extraño que un presidente tenga tanta insistencia de aparecer en el plano internacional, cuando en Nicaragua hay problemas más importantes qué resolver.

“Se empeña en acompañar un movimiento guerrillero armado. Ese conflicto no se va a solucionar por Ortega, sino cuando los colombianos se pongan de acuerdo para encontrar el camino de la paz”.

Larios insistió en que el presidente está abandonando los problemas de su país por estar atendiendo y queriendo resolver las dificultades en Colombia, mientras las organizaciones de sociedad civil independiente del partido gobernante tienen un año y medio de querer dialogar con él sobre problemas de producción, gobernabilidad, y las situaciones que aquejan a las poblaciones más alejadas de las ciudades, entre otras cosas, pero hasta el momento no tienen respuesta de su parte.

“Obviamente las acciones del mandatario están comprometiendo a nivel internacional a toda la nación, una situación que puede estallar en un conflicto innecesario. Es importante que Nicaragua tenga una presencia internacional, pero contribuir a la búsqueda de soluciones y no para la generación de conflictos que comienzan a inquietar al país”, comentó Larios.