Ervin Sánchez
  • |
  • |
  • END

Nicaragua pasa por uno de sus peores momentos en las últimas décadas, afectada por los altos precios internacionales del petróleo, pero también por una corrupción que campea a todos los niveles de la nación, y contra eso hay que levantar una voz profética de denuncia y de oración por los nicaragüenses, destacaron el reverendo César Augusto Marenco y doctor Sergio García Quintero, durante una conferencia de prensa.

Marenco, con el doctor García Quintero y el doctor en Teología Róger Leytón, son parte del equipo organizador del encuentro que tendrán unas 25 mil personas este domingo por la tarde en la aún no inaugurada Plaza de la Biblia, a fin de pedirle a Dios que cambie los rumbos de la nación que se está deslizando hacia un abismo.

En la conferencia, Marenco dijo que es obligación de los dirigentes religiosos levantar una voz profética para denunciar los males que aquejan la nación, pero también actuar como intercesores en una marcha que comenzará a eso de las tres de la tarde en distintos sitios de Managua para luego concentrarse en la Plaza La Biblia, que está ubicada a 400 metros al oeste de hotel Hilton Princess, junto a la pista Cardenal Obando.

El religioso insistió en que la marcha y concentración no es política, no están haciendo un evento contra el gobierno ni a favor, sino que orarán, entre otros objetivos, porque en el próximo período electoral para elegir a autoridades municipales en todo el país, sean electas personas que sí busquen el bien de los nicaragüenses.

En ese sentido añadió que darán a conocer una carta pastoral que intentará orientar al pueblo en esas elecciones, que la democracia sea respetada, que se reajuste, y agregó que otro objetivo es pedirle a Dios que cambie las cosas en Nicaragua, dado que el rumbo que están tomando es sumamente difícil.

Marenco añadió que Nicaragua se ha caracterizado por ser un país donde por muchos años ha reinado la corrupción, donde hay una severa crisis de valores, por lo tanto destacó que sería importante que el gobierno llamará a un diálogo con todas las fuerzas vivas de la nación para mejorar el destino del país.


Valores quebrados
Por su parte el jurista Sergio García Quintero, miembro del comité organizador del evento religioso, dijo enfáticamente que hablaba a nombre estrictamente personal, añadiendo que en la historia de Nicaragua no ha habido una situación más difícil que la que vive actualmente la nación.

Señaló que es evidente que se han quebrado todos los valores, la ética y en ese sentido dijo que las iglesias están llamadas a tratar de cambiar la apatía que vive la población del país, a levantar un espíritu de responsabilidad con la nación, que se ha convertido en una gigantesca Chureca, donde la gente compite con zopilotes y perro famélicos por un pedazo de pan sacado de los basureros.

Quintero dijo que Dios puede cambiar las cosas, al tiempo que recordó que hace 40 años a Nicaragua llegaban salvadoreños, hondureños y ticos a buscar trabajo, pero ahora es la población nicaragüense la que emigra porque en el país no halla cómo ganarse la vida y como nación estamos viviendo de la caridad internacional.

Entre tanto el doctor Róger Leytón, de Christian Maranhata Network, señaló que esa movilización del pueblo cristiano será de mucho beneficio para la nación y que la oración que se hará puede ayudar a cambiar las cosas en el país.