• |
  • |
  • END

El acceso a precios preferenciales de los productos de la canasta básica a través de la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos, Enabás, y un programa de 10 mil viviendas para trabajadores de las zonas francas, son las dos principales propuestas que la Central Sandinista de Trabajadores, CST, anunció ayer que planteará al gobierno y a la empresa privada, aparte de las negociaciones que se realizan para ajustar los salarios mínimos.

Al menos así lo dio a conocer en las instalaciones de la Corporación de Zonas Francas “Las Mercedes” el secretario general de la CST, Roberto González, ante diferentes sindicatos afiliados a esa organización.

“La preocupación es que al final de la negociación, los productos de la canasta básica suban en un porcentaje mayor de lo que se logra ajustar en el salario”, dijo González, quien comentó que aunque el deseo de los trabajadores es que el salario mínimo cubra el total del costo de los 53 productos, es difícil que los empresarios cedan ante ese planteamiento.

Vale recordar que en el primer semestre de este año, el costo promedio total de la canasta básica se incrementó en 921 córdobas con 99 centavos, al pasar de siete mil 713 córdobas con 40 centavos en diciembre de 2007 a 8 mil 635 córdobas con 39 centavos, según lo reveló el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide). No obstante, el salario mínimo de un obrero de la zona franca, es de 2 mil 6 córdobas con 70 centavos.


Anuncian reunión con Ortega
González anunció que el presidente Daniel Ortega se reunirá con los trabajadores de la zona franca antes de las elecciones municipales de noviembre próximo, y en esa reunión le plantearán directamente las propuestas hechas públicas la mañana de ayer.

Pedro Ortega, Secretario General de la Confederación Sindical de Trabajadores de Zonas Francas, aglutinada a la CST, comentó que también demandarán estabilidad laboral para los obreros, así como estabilidad en la inversión extranjera, porque “los empresarios amenazan con irse del país si hay negociaciones de convenio colectivo o aumentos de salarios”.

Recordó que a nivel nacional hay 120 empresas de zona franca que dan empleo a 85 mil personas. “Sólo en el plantel de Zonas Francas Las Mercedes hay 18 empresas y 30 mil trabajadores”, detalló Ortega.

Jorge Calero, Secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Dignidad Sindical y Secretario de Asuntos Labores de la Confederación Sindical de Zonas Francas, exigió al gobierno implementar una política más beligerante en relación con que se respeten los derechos laborales y sindicales, “porque son los que más se violan”.


Fondos para proyectos sociales
El secretario la CST reveló también que esa organización recibió una donación de 125 mil euros (3 millones 808 mil 437 córdobas) de parte de trabajadores sindicalista de otros países, principalmente de España e Italia.

De esa parte, aseguró que 30 mil euros (914 mil 25 córdobas) serán destinados a damnificados del huracán “Félix” en la RAAN. Otros 20 mil euros (609 mil 350 córdobas) serán invertidos en la construcción, sobre la Carretera Norte, de una clínica de atención médica exclusiva para las trabajadoras de las zonas francas.

Y los restantes 75 mil euros (2 millones 285 mil 62 córdobas) se ejecutarán en la construcción de un basurero municipal en el municipio de Ciudad Sandino, proyecto que beneficiará a unas 120 mil personas. Sin embargo, González no precisó cuándo iniciarían dichas obras.


Crearán CPC para promover el voto
Las actividades partidarias no quedaron a un lado en la ponencia del también ex diputado del FSLN ante la Asamblea Nacional, pues además anunció la creación de “CPC sindicalistas” que tendrán la finalidad de hacer campaña para promover el voto de los trabajadores a favor de ese partido en las próximas elecciones municipales.

“No podemos dejar de un lado el tema de las elecciones futuras... y lo que estamos haciendo es un llamado al voto para el Frente Sandinista en estas elecciones municipales”, enfatizó el ex parlamentario, luego de asegurar que precisamente Ortega sostendría un encuentro con los trabajadores de la zona franca antes de las elecciones.