• |
  • |
  • END

Con el cambio de embajador que hizo Alemania en Managua no se variarán las relaciones de cooperación que esa nación europea tiene con Nicaragua, dijo ayer la misión diplomática a través de un comunicado oficial.

Según la misiva, Alemania continuará el mismo trato que mantuvo el anterior embajador, Gregor Koebl, quien estuvo en Managua entre 2003 a mayo de 2008, y fue sustituido por la doctora Betina Kern, quien fue recibida por el canciller nicaragüense Samuel Santos el pasado 24 de julio.

“Alemania y Nicaragua se encuentran unidas por una larga y rica historia común. La cultura y tradición alemana tienen presencia en Nicaragua, ejemplo de ello son los numerosos apellidos alemanes que se encuentran en todo el país. En Alemania desde la década de los 80, miles de ciudadanos se hicieron solidarios con los movimientos en pro de Nicaragua. Casi con ningún otro país existen tantos hermanamientos de ciudades”, dice el comunicado.


Importante socio
Agrega la misión que ahora Nicaragua es un importante socio para Alemania y es país prioritario de su cooperación. “Alemania desea continuar apoyando al pueblo de Nicaragua en su lucha contra la pobreza y el desarrollo de estructuras democráticas”, señala la misión.

Un ejemplo claro para ello es la construcción de la planta de tratamiento de aguas servidas para Managua, la cual con el apoyo de Alemania, a partir de finales de 2008, sentará las bases para el saneamiento del lago de la capital.

La nueva embajadora alemana, de 61 años de edad, es la primera mujer que en América Latina representa a la República Federal de Alemania con el cargo de Embajadora.

En su carrera diplomática, de más de 25 años, ha asumido, entre otros cargos, las embajadas alemanas en Roma y Lisboa. Antes de su nombramiento estuvo en el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores, asumiendo el cargo de Jefa de Sección para los Países Andinos.