• |
  • |
  • END

Música filarmónica, celebración, algarabía, bailes, promesas, pólvora, ebrios, policías, el tradicional “Cacique Mayor”, y hasta el proselitismo político de parte de miembros del FSLN al promover la candidatura de Alexis Argüello y Daysi Tórrez para alcalde y vicealcalde de la capital, respectivamente, fue el escenario previo para que el edil de Managua, Dionisio Marenco, diera por inauguradas las fiestas de Santo Domingo ayer.

La jornada inició a las siete de la mañana en el “Gancho de Camino”, en el Mercado Oriental, con la tradicional “Roza del Camino”, que consiste en una caminata que hacen los feligreses el último domingo de julio para hacer remembranza de cuando los pobladores de Las Sierritas, hace decenas de años, limpiaban con machetes el monte del camino por donde pasaría Santo Domingo de Guzmán, hasta llegar a la Cruz del Paraíso, 10 kilómetros al sureste de Managua.


Proselitismo político en fiesta religiosa
Quienes encabezaron la caminata fueron los simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y los miembros del Comité de las “Vacas Culonas”, acompañados por Argüello y Tórrez. Sin embargo, los candidatos a ocupar los cargos de alcalde y vicealcalde de Managua, a diferencia de los demás, no iban caminando, sino que sobre una carreta tradicional halada por dos bueyes, desde donde hacían proselitismo político.

Muchos llevaban camisetas alusivas a ese partido, y levantaban la mano haciendo el dos en clara referencia a votar por el FSLN en las próximas elecciones municipales.


Feligreses rechazan proselitismo
Eso provocó rechazo de parte de los creyentes para con los organizadores, al mencionar que “no se debe enredar las fiestas patronales de un pueblo católico con los partidos políticos, y no es correcto que haya propaganda política en cosas religiosas, independientemente de cualquier partido”, dijo indignada doña Marlene Rivas, del barrio “Camilo Ortega”.

Muy detrás del grupo afín al partido de gobierno de turno, otro grupo acompañaba al vicealcalde capitalino, Neri Leiva Orochena, a quien le pareció normal que los candidatos hicieran proselitismo político en una actividad religiosa, y respecto de la visible diferencia entre ambos bandos, dijo: “Simplemente, ellos van adelante, y nosotros vamos encabezando con los tradicionalista que son los cargadores… me imagino que vienen a Santo Domingo pidiendo ganar las elecciones”.

Otros feligreses consultados por este rotativo, como doña Ligia Rizo, de Villa Austria, y la señora Rosa Pérez, del barrio El Riguero, también se mostraron inconformes con la participación partidaria. Rizo sostuvo que es evidente que la intención de los candidatos es “captar votos”, mientras Pérez cree que si la intención de Argüello y Tórrez era seguir la tradición del fervor religioso “hubieran venido sin ningún distingo político”.


Marenco da por inaugurada fiestas patronales
A eso de las once de la mañana, luego de dar por inauguradas las fiestas patronales de Santo Domingo en la Cruz del Paraíso, el edil capitalino, Dionisio Marenco, declaró a los periodistas que lo “bueno” es que los candidatos lleguen a participar, porque eso significa un compromiso para darle continuidad a las fiestas.

Y opinó que la gente no es manipulable ante el proselitismo de los políticos: “La gente anda por una tradición y una fe, de manera que si algún candidato quiere usarla para otro propósito no le funciona. Aquí hay una fuerza propia que tiene la tradición en la gente, y no se deja manipular”.

Minutos antes, Marenco habría recibido la “tajona” de manos del presidente del Comité Parroquial, Félix Moreno, que simboliza que el acalde, quien a su vez es el mayordomo de las fiestas patronales, “tomará las riendas de las festividades de Santo Domingo”.

El párroco Héctor Treminio bendijo y agradeció al edil “por ser el mejor mayordomo de los últimos cuatro años… todos los comités estamos agradecidos con él”, comentó el sacerdote.

“Damos por inaugurada esta fiesta de Santo Domingo. Gracias por darme la oportunidad de trabajar con ustedes… ¡Que Viva Santo Domingo de Guzmán!”, fueron las breves palabras del Marenco después de recibir la tajona.