•  |
  •  |

La Policía Nacional desvaneció las conjeturas sobre una misteriosa llamada que a medianoche recibió el padre Marlon Pupiro y lo sacó de la Casa Cural al sitio donde lo mataron: nunca hubo llamadas ni al teléfono móvil ni a la sede católica.

El comisionado general, Juan Ramón Grádiz, aseguró ayer que las investigaciones por la muerte del sacerdote no estaban cerradas. Ante las críticas de la Iglesia Católica y sectores afines no quiso referirse, pero dijo que esta investigación es una de las más completas, si no la más completa, que ha realizado la institución policial en sus 32 años de existencia.

A solicitud de la familia del sacerdote  Marlon Pupiro, la Policía Nacional pidió el registro de las llamadas realizadas al celular del sacerdote, asesinado la madrugada del 20 de agosto pasado. El registro entre el 19 y el 21 de ese mes confirmó que no recibió ninguna llamada.

Grádiz aseguró que durante las investigaciones previas a la captura del asesino confeso del cura, Yázker Blandón, la Policía ya había solicitado el registro de las llamadas.

Sin embargo, tras el pedido formal realizado por la familia del cura a la Fiscalía a través de su abogado, Francisco Fletes, confirmaron que este no tenía dos celulares sino uno y que no hubo llamadas entre el 19 de agosto, el último día que vieron a Pupiro, y el 21 de ese mes, dos días antes de que lo encontraran muerto en la Carretera Vieja a León.

Grádiz agregó que las investigaciones revelaron que cuatro llamadas fueron realizadas al teléfono de la Casa Cural de La Concepción.

“Investigamos de forma minuciosa el registro de las llamadas. El celular no presenta tráfico del 19 al 21 de agosto, pero, además, uno de los teléfonos que se decía era del padre, corresponde a Claudia Carolina Velásquez García, una sobrina de él”, expresó Grádiz.

Entre las versiones que manejan los feligreses de La Concepción y algunos miembros de la Conferencia Episcopal está que Pupiro salió de la Casa Cural en la madrugada tras recibir una llamada, y reclamaron a la Policía Nacional por no haber ahondado en ese aspecto.  

Según las investigaciones policiales, el sacerdote salió de su casa entre las 3 y las 3:30 am del 20 de agosto rumbo a La Borgoña, adonde trabajaba su asesino.

 

Si hay acuerdo entre familia y Curia, dice

Hermana de Pupiro por su exhumación

Carlos Larios
Una de las hermanas del párroco Marlon Pupiro García, María Lesbia, de 48 años, manifestó estar de acuerdo conque se exhume el cuerpo de su familiar, para que sea analizado por expertos médicos forenses, pero señaló que su posición debe ser consensuada con la Iglesia Católica y con el resto de familiares.

“Con los médicos forenses de aquí, no estamos de acuerdo que ellos sean quienes le hagan los exámenes, porque no son creíbles (ya) que hay mucha contradicción entre Medicina Legal y la Policía, pero si lo hacen médicos internacionales entonces eso deberá decidirlo la Curia Arzobispal y su familia”, aseguró Pupiro.

Llamada fue a la Alcaldía
El comisionado general Juan Ramón Grádiz, Secretario General de la Jefatura de la Policía, negó que el padre Pupiro hubiese recibido llamadas telefónicas el día de su desaparición.

María Lesbia aseveró que feligreses le dijeron que en esa ocasión, el guarda de seguridad de la Alcaldía de La Concha recibió una llamada, a la una de la madrugada del pasado 20 de agosto, de una persona que no se identificó, y preguntó por el religioso pensando que había llamado a la iglesia que este dirigía.

Los números de la parroquia y de la Alcaldía se diferencian solo por un número.
A doña María le llama la atención que el día de la desaparición su hermano salió con su escapulario, el cual sólo llevaba cuando iba a visitar enfermos, y que haya dejado las llaves de la iglesia en su cuarto. Mientras, Francisco Fletes, abogado particular de la familia del sacerdote, afirmó que la Policía aún no ha concluido las investigaciones en torno a las llamadas que recibió Pupiro.

“La Policía tiene identificadas a dos personas más que llamaron al padre, pero no en horas de la noche, sino en el transcurso del día, y dicen que las van a entrevistar”, aseveró Fletes.